jueves, 21 de mayo de 2009

El imperio de las grullas

"Muy pocos comen cigüeñas o grullas en nuestro tiempo. Me pregunto cuál es la razón".

Leonardo da Vinci "Notas de cocina"

"The western wind has blown but a few days;

Yet the first leaf already flies from the bough.

On the drying paths I walk in my thin shoes;

In the first cold I have donned my quilted coat.

Through shallow ditches the floods are clearing away;

Through sparse bamboos trickles a slanting light.

In the early dusk, down an alley of green moss,

The garden-boy is leading the cranes home".

PO CHÜ-I

La grulla es una doncella emplumada, zancuda caminante con glamour y estilo. Es capaz de seducir al ser humano con su belleza, figura esbelta y melancólica migración. Las grullas, de hablar de reencarnaciones hinduistas, seguro que antaño fueron bailarinas. Para algunos sus carnes no eran apetitosas, para otros, pura devoción gastronómica. D. Enrique de Villena, Maestre de Calatrava, cita en su "Tratado del arte del cortar del cuchillo", la carne de este animal (el cual, se llegó a criar en granjas hasta la llegada a Europa del pavo; de ahí, se supone, el nombre del pueblo de Grulleros, en la provincia de León, España). ¡Cuánto se vino a menos el linaje de los gruiformes! ¡Ser comidos por parientes de los simios, cuando, hace un tiempo, los de la familia fueron capaces de cazar caballos!

Es curioso, pero la grulla ha encarnado, en varias mitologías, valores marciales. Muy especialmente, la tradición greco-romana (seguida por los “bestiarios” medievales) la trató como ejemplo paradigmático de disciplina, pues se dice que las había que, dentro del grupo, hacían las veces de centinelas por turnos, así como, en pleno vuelo, y perfecta formación, no era extraño que sujetaran a sus cansadas compañeras, hasta que éstas se reanimaran. De la tradición clásica destaca la leyenda de Génara.

En la Ilíada, leemos sobre las grullas que: “entre graznidos vuelan sobre las corrientes del Oceano, a los hombres pigmeos reportando carnicerías y funestas muertes”. Tan curioso fragmento se debe a la creencia de que las grullas “hacían la guerra” con estas tribus del África, encarnizadamente. De hecho, una historia, la leyenda de Génara, nos cuenta lo siguiente…

Entre los pueblos pigmeos no había sucesión masculina, rigiéndose por el matriarcado. Génera alcanzó el poder, siendo una reina muy adorada por sus súbditos, dada a vanagloriarse y los atrevimientos. Se creía superior a todo, lo terreno y lo divino. Hera, enojada por su ofensa, al tratarla de menos valía que ella, la convirtió en el ave más horrenda que podía imaginarse, y que a la sazón, se encontraba en perpetua guerra con su tribu. Cuando era humana, Génera tuvo a un hijo, Mopso, en busca del cual iba siempre, una vez ya, siendo grulla, aunque para su desgracia, sus antiguos súbditos se lo impedían siempre, con especial ensañamiento. Lo curioso no termino aquí, y es que, transcendiendo lo mítico, siempre según Mariño Ferro, los antropólogos, efectivamente, conocen poblaciones de pigmeos que cazan grullas, coronadas, como la de la foto, oponiendo éstas cierta resistencia, dado que son aves un tanto violentas, o cuanto menos, territoriales... Pese a todo, la visión "marcial" de este ave elegante no puede quedar aquí.

Hagamos un salto en el tiempo. Tras la extinción de los dinosaurios, la Tierra se quedó sin "seres dominantes" que "gobernaran" los diferentes ecosistemas. Más allá de la ficción, a semejanza de sus primos velociraptores, las aves experimentaron un incremento sobrenatural en su tamaño, llegando algunas a ser tan pesadas que perdieron la habilidad de volar. Este es el inicio del "imperio de las grullas".

Este grupo de superpredadores, (emparentados con las actuales grullas, y muy especialmente, con el cariama argentino) recibiría el nombre de "aves del terror". De entre todas ellas destacarían estas especies:

- Kelenken guillermoi: hallado en Argentina, se trata del ave más grande de todos los tiempos. Su cráneo alcanzó las proporciones de un caballo, detentando un poderoso, y afilado, pico que nos presenta a este animal como el superpredador de las Américas del Mioceno. Según la web Aragosaurus sus dimensiones eran las siguientes: 71,6 cm. de cráneo, tres metros de altura y 160 kg de peso aprox. Igualmente, se cree que eran capaces de alcanzar los 50 km/h, frente a los 100 km/h que bien pudieran haber alcanzado las crías.

* Por los mismos tiempos y lugares, aunque de dimensiones más modestas, vivió el Phorusrhacos (ave "más conocida", ni que sea por haber aparecido en series como "Caminando entre las bestias").

- Gastornis (nombre oficial, origen europeo de los fosiles) o Diatryma (como se le conocía mayormente hasta el momento, origen americano de los fósiles, posteriores a los europeos, de ahí la prevalencia del nombre) es, con toda seguridad, la especie más conocida de la saga. Su existencia se remonta al Paleoceno-Eoceno, recién extintos los dinosaurios. Sus dimensiones fueron algo más modestas que las anteriores; sin embargo, ello no le impidió ser capaz de cazar "caballos" como Hyracotherium (antepasado de los equinos, que no superaba las medidas de un perro de compañía).

En cualquier caso, siguiendo la precisión de nuestro amigo, y especialista, destacamos que se trata de un "eslabón" remoto de la saga de Phorusrhacos, un "primer intento" evolutivo de ave del terror.

- Titanis walleri fue una de las últimas "reínas" de esta cruel saga. Su tamaño llegó a alcanzar los 2,5 metros de alto, pesando alrededor de 150 kg. Se extinguió en el Plioceno (no mucho antes de la llegada del hombre), habiéndose encontrado sus restos en Florida (EEUU).

Definitivamente, se mire por donde se mire…. las grullas no son un pájaro cualquiera. Si no opinan lo mismo, vean el siguiente vídeo sobre el cortejo nupcial de la grulla japonesa (grus japonensis).

Ilustraciones:

1. “Cranes take-off” de Józef Chełmoński; 1870;

2. Grey Crowned Crane in a zoo in Osaka, Japan. de Kuribo (This file is licensed under Creative Commons Attribution ShareAlike 2.0 License).

3. Size comparison of some of the better known large, flightless, extinct predatory birds. Kelenken, Phorusrhacos, Titanis and Gastornis.

4. Titanis walleri, obra de dmitrchel@mail.ru

This file is licensed under the Creative Commons Attribution ShareAlike 3.0, Attribution ShareAlike 2.5, Attribution ShareAlike 2.0 and Attribution ShareAlike 1.0 License. In short: you are free to share and make derivative works of the file under the conditions that you appropriately attribute it, and that you distribute it only under a license identical to this one. Official license.

8 comentarios:

Jorge W. Moreno-Bernal dijo...

Momentito! Gastornis no está relacionado directamente con los Phororacidae!

Striper dijo...

Dios que Bicho!!!!

Fujur dijo...

Cierto Jorge, les separan varios millones de años... pero, después de todo, son "gruiformes", que es de lo que se trata en este artículo.

Si no me equivoco claro!

Lo que no tengo muy claro es hasta cuándo habitaron la Tierra los
Phororacidae... Phorusrhacos es del Mioceno-Plioceno cierto?

YA HE INCORPORADO TU PERTINENTE ACLARACIÓN! GRACIAS COMPAÑERO!

un abrazo!

Chico Troodon dijo...

Había pasado por alto aquel detalle del parentesco que tenían las gruiformes con las aves del terror.

Viendo hoy a las grullas de Japón no me cabe duda que son excelentes guerreras. Quizá por eso la pusieron en cierta reciente peliculilla de animación digital :P

Ah te olvidas del cuento de un cuento del Decamerón donde interviene una cuestión sobre una grulla asada. XD

Gouki dijo...

me gusta como sabes mezclar dferentes temas Fujur!

por cierto todavia tengo la duda,¿al final como se quedo el asunto?¿los brazos de estas aves se desplegaban hacia delante como en los dinosaurios o hacia los lados como en el resto de aves?

Pabluratops dijo...

Hola Fujur,sí, las Aves del terror tambien son unas de mis favoritas,es interesante que para el programa de "Futuro salvaje" las "resucitan" como descencientes de los cara-cara sudamericanos.

Dinorider d'Andoandor dijo...

heyheyhey! que en Europa se comían a las grullas?? vaya!

magníficas las aves gigantes!

comercialnaturaparc dijo...

Hola, estoy buscando la historia sobre la "reaparición" de las grullas en Japón, gracias a un campesino japonés que empezo a alimentarlas, de allí su multiplicación. Creo que es sobre la grus japonensis, lo vi en un documental de la 2, pero quisiera saber los datos: fechas, censo, lugar... -Si alguien sabe la historia o como conseguirla, le estaría muy agradecida.