lunes, 14 de junio de 2010

Caravaggio, el genio sin casilla.

Hoy en día existen dos temas incómodos por antonomasia: el sionismo y la homosexualidad. ¿Qué decir si tratamos la prohibición de desfilar en el Día del Orgullo Gay, en Madrid, a la delegación de Israel? No por pudor político, ni miedo a expresarme, dejo este tema a un lado, pues es la punta de un iceberg inabarcable en este sólo artículo. Me atreveré, muy por encima en esta ocasión, del segundo de los temas “tabú”: la homosexualidad. En ciertas zonas de la calle Urgell, y circundantes, de Barcelona, así como en el conocido barrio de Chueca de Madrid se está dando una contingencia, cuanto menos digna de análisis. Son los “barrios gay” de las dos grandes ciudades de España, centros turísticos para los miembros de la comunidad homosexual, donde habitan muchos de ellos, a la vez que se ofrece una variada oferta de ocio relacionada con el “ambiente”. La ambigüedad y oscurantismo que encierra todo lo referente a la homosexualidad es uno de los objetos para el estudio sociológico más sugerentes en la actualidad.
Entrando de lleno en el terreno de lo fangoso, donde uno corre el peligro de no saber expresarse bien, diré que los “barrios gay” me recuerdan, aunque sólo sea levemente, a los célebres guetos judíos. Lugares en los que abunda una comunidad, de alguna forma “diferente”, e incluso “controvertida”, respecto a los miembros estándar de la sociedad. Sinceramente, a veces me da la sensación de que la “fundación” de barrios mayoritariamente homosexuales no hace más que acentuar lo “particular-especial”, en algo que debe ser “natural”: la libertad de orientación sexual. Algo así sucede con los desfiles del día del Orgullo Gay, desde todo punto de vista, a mi ver, un grito hacia la diferencia, hacia la “especialidad” dentro de una sociedad en la que, para algunos, tiene sentido “desfilar”, mostrarse con total sobreiluminación, y en no pocas ocasiones, caricaturización de lo que debiera ser legítimo y natural. Y es que desde una óptica “estándar”, heterosexual (me resisto a decir “normal”, por sus connotaciones peyorativas), me produce cierto rechazo algunos de los estereotipos que acompañan a “lo homosexual”. Pongamos un ejemplo claro.
Una de mis mayores aficiones es el arte, la pintura para ser más exactos. Dentro de los diferentes estilos, movimientos pictóricos, me ha llamado siempre la atención el Barroco, muy especialmente las obras de los pintores flamencos, y cómo no, de los genios patrios: Velázquez, Ribera o Zurbarán. Dentro de mis pintores favoritos destaca Caravaggio, el genial pintor italiano, creador del “tenebrismo”, así como de algunas de las pinturas más realistas de cuantas se puedan contemplar en museo alguno. Muy especialmente me gusta su cuadro: “El amor victorioso”, por la sutileza de la representación del joven Cupido.
Me chocó mucho leer en un libro sobre las pinturas más influyentes de la Historia, promovido por la Fundación BBVA, que el brazo derecho del ángel (ver primera imagen) había hecho correr “ríos de tinta”. Obviamente, y no sólo por joven maldad, pensé que se refería a una eventual condición sexual del pintor, a la vez que del modelo que sirvió para el retrato. No es que me sorprenda o preocupe su eventual condición sexual, es algo accesorio, pero sí que me sorprendió que, una vez más, a un gran genio del arte se le incluya en el amplio campo de la homosexualidad, junto a Da Vinci, Michelangelo o Shakespeare. ¿Acaso la “heterosexualidad” es contraria al sentimiento, es contradictoria con la sensibilidad hacia el arte? Me resisto a creer que una eventual condición homosexual fuera uno de los factores clave para el genio de Caravaggio. Hoy en día, perdonen la expresión, la homosexualidad parece predisponer hacia el arte, ¿no es sólo un tópico más?
Caravaggio fue ante todo alguien singular. Frecuentó los peores barrios de Roma, acompañado siempre de bohemios amigos, en ocasiones violentos, y de prostitutas. Michelangelo Merisi, nombre oficial del pintor, era capaz de extraer una idea de la realidad y hacerla aparecer en lo utópico de un cuadro de temática religiosa. Así, Caravaggio fue capaz de poner la cara de una prostituta, muerta en injustas circunstancias, a la Virgen María, según afirman autorizados críticos en relación con el cuadro: “La muerte de la Virgen” (a la derecha), conservado en el museo del Louvre (cuadro que fue rechazado por la Iglesia, quien lo encargara, y que fascinó a Rubens, otro de los grandes genios de la pintura universal).
Según recoge Helen Langdon, quizá la más autorizada biógrafa del genio barroco, el tópico de la homosexualidad de Caravaggio fue iniciado por el viajero inglés Richard Symonds (quien visitara el Palazzo Giustiniani allá por los años 1649-1650), al que tilda de “turista inglés, convencido de que la sodomía era una de las prácticas predilectas de los italianos”. El chico que le sirve de modelo difícilmente puede identificarse con Cecco del Caravaggio (su discípulo predilecto), sigue la autora, por evidentes razones de edad.
Sea por lo que sea, la sexualidad de Caravaggio es un misterio, como buena parte de toda su vida privada, sin embargo, ¿podemos decir que sólo por su arte debió serlo? ¿Orientación sexual y habilidad artística tienen alguna relación, acaso la tienen con la sensibilidad? Por mi parte creo que no, sería cuestión, de una vez por todas, de fomentar la cultura y a sus creadores, no centrarnos en políticas bobas sobre orientación sexual, cuando lo que debe caracterizar a la misma es, precisamente, su "naturalidad".

8 comentarios:

Dinorider d'Andoandor dijo...

definitivamente no veo porque muchos encasillan a la sensibilidad y/o habilidad artística con homosexualidad, me parece muy sexista y algo cliché

Jaime dijo...

Javier ha abierto la caja de los truenos con el enfoque de la l... Ver másógica. Pero en esto, lo lógico no aparece por ninguna parte. Hay un conjunto de velos, cortinas y telones echados por culturas y religiones (casi todas), (el Dalai Lama tronaba no hace poco contra la homosexualidad), que no dejan que este tema se vea como lo analiza Javier: con naturalidad y un poco de pasmo.
Yo, como artista, siempre me he preguntado que tendrá que ver la sexualidad con la capacidad de crear.
Conozco gays que trabajan en una gasolinera, y no pintan ni cantan de noche en un tablao.
En cualquier caso, un texto muy interesante. Y me encanta el claroscuro de Caravaggio.

panterablanca dijo...

Yo creo que simplemente nos fijamos más en los artistas gays porque son "diferentes", y no debieran serlo. Tal como tú apuntas no debiera ser un elemento importante de juicio, pero desgraciadamente, tenemos tendencia a clasificarlo todo, a ponerle a todo etiquetas, algunas bastante sin sentido, cuando la etiquetas más importantes en cuanto al arte, debieran ser quién es malo, quién es bueno y quién un genio. Simplemente.
Besos salvajes.

Striper dijo...

Para mi los homosexduales merecen respecto i no ser discriminados , pero a veces veo lo del dia del orgullo gay i veo imagenes que nada tienen que ver con la homosexsualidad y que realmente no les beneficia.

Mayte_DALIANEGRA dijo...

Hola, Javier. Pues estoy muy de acuerdo contigo en que los barrios gays son una especie de guetos, donde se "encierra" lo diferente para que no resulte molesto al resto de la sociedad burguesa bienpensante. Y el desfile del "Orgullo gay" lo mismo, casi se muestra algo, la homosexualidad, que debería ser una conducta tan normal como la heterosexualidad, como si fuese un monstruo de feria digno de una estrafalaria cabalgata. En ese terreno, pienso que los propios homosexuales deberían luchar más por sus derechos inalienables, pero en un ámbito digamos "serio", sin que se les tome por feriantes de vida "alegre", como el propio término "gay" podría indicar. Y sobre Caravaggio, uno de los maestros barrocos que más me gustan, (junto con los españoles Velázquez, Ribera, Murillo o Zurbarán), artista del que pude admirar varias obras suyas, in situ, durante mis dos viajes a Italia, como la obra denominada "Las Siete Obras de la Misericordia",de 1606, ubicada en la Iglesia del Pio Monte de Nápoles, decirte que sí, que le achacan que su genio sublime era debido a su homosexualidad, (incluso he visto hace poco una película basada en su vida y obra, donde se incidía en su aspecto personal, en su homosexualidad, más que en ningún otro), pero del mismo modo, actualmente, se dice que la mayoría de los artistas plásticos o son mujeres o son homosexuales declarados, con lo cual queda la duda que tú planteas, de si para ser artista y por ende, poseer una cierta dosis de sensibilidad, hay que tener un perfil acentuadamente femenino, que en el caso del varón conllevaría connotaciones homosexuales. Yo también creo que no, que para nada, y de hecho, conozco hombres heterosexuales, a los que les gustan mucho las mujeres y que son extremadamente sensibles. Y cambiando de tema, te copio el comentario que te dejé en respuesta del tuyo en mi blog, querido amigo: "por favor, no me pidas perdón, que nada me debes y que esto es un pasatiempo y el deber está siempre primero. Y sobre Alma-Tadema decirte que me gusta tanto que en otro de mis blogs, en "Música y Poemas", donde, aparte de mis propios poemas y los de mi compañero de blog, Jesús, cuelgo poemas célebres, gran parte de las ilustraciones corresponden a fotografías de pinturas de este maestro del arte neoclásico. Él y los Prerrafaelitas, son de mis pintores favoritos, junto con todos, absolutamente todos los surrealistas, y es que para mí el arte pictórico es la vida, puesto que aprendí a dibujar y a pintar antes que a escribir. Un beso enorme, chiquillo e hinca codos, que Derecho es duro. ¡Buena semana!"

Esther dijo...

Hola, Javier:

Qué decirte. Estoy totalmente de acuerdo contigo. Qué manía de asociar el arte con la homosexualidad. De dónde saldrán esos tópicos tan tontos y lo peor es que a veces, luego se extienden y muchos los creen, confundiéndose.

Esa fiesta del orgullo gay, con todos mis respetos, una tontería y como tú dices, hacen aún más peculiar una cuestión que tendría que pasar más desapercibida o sino ¿por qué no montamos nosotros una fiesta de Orgullo heterosexual? Es verdad, podríamos hacer lo mismo.
Respeto lo del orgullo gay, etc. pero, me parece una tontería al igual que otras muchas cosas de esa sociedad y tópicos que a veces nos meten en la cabeza. Deberíamos despreocuparnos de esas cosas y en todo caso, preocuparnos más de otras que incluso puedan ser buenas para mejorar la convivencia y vida en la humanidad dedicarnos a nuestras cosas, aunque éstas últimas que dije de humanidad, son de las más satisfactorias para el alma y admiro a las personas que son capaces de llevarlas a cabo.

Genial artículo. Genial redacción :) Sé que no tienes nada que ver con él pero, cuando te leo, me recuerdas a la forma de narrar de Félix Rodríguez de la Fuente, que por los poquitos documentales que he visto de él, era de sobresaliente y tú tb, se te nota super inteligente, de verdad. Sobresaliente :)
---------------------------

Perdió La Roja. Ha sido un gran palo pero, qué se le va a hacer... Bueno, como lección a algunos nos viene bien ¡Hay que seguir! Con ellos hasta el final. A que sí :) Y que gane quien tenga que ganar. Y como siempre, esto demuestra que cualquier cosa puede pasar: incluso los que más destacan a veces, en muchos sentidos, son capaces de caer. Porque nadie es más que nadie. Simplemente, todos somos uno más y siempre puede pasar o impensable. Incluso lo que dicen que es peor, puede cambiar... Cambio de papeles... pero, siempre se tiende a encasillar. Nada ni nadie es más que nadie. Todos somos uno más. Es la magia de la incertidumbre, una que a veces intentamos eliminar: nunca se sabe. ES magia y todos cabemos, todos estamos invitados a ella :)

Un saludito.

AnaR dijo...

Me parece penoso y oportunista sexar el arte , en efecto.El conocimiento, las actitudes, la habilidad, el gusto, la creatividad no deberian tener esa sobreetiqueta que más bien despierta el morbo y no siempre.Así mismo pasa con la literatura que parece ser ,ahora, las tendencias sexuales o el sexo del autor /a son de "de vital importancia" y nos encontramos con literatura femenina, feminista, gay o lésbica...y eso no es natural, en efecto,ni siquiera lógico.

Muy pero que muy interesante este artículo, casi tanto como Caravaggio.Abrazos

Fujur dijo...

Me siento muy alagado por todos los comentarios que me habéis escrito. Gracias de corazón.

Una vez escrito el texto, me han pasado links de interés, totalmente relacionados con el caso.

David, "maestro músico", me recomienda este enlace, la mar de curioso:
http://www.elpais.com/articulo/cultura/millonario/Caravaggio/Berlusconi/elpepucul/20100615elpepucul_4/Tes

Órdago, nuestro amigo de http://www.10historias10canciones.com, nos ha pasado este enlace, muy interesante:
http://www.bbc.co.uk/mundo/cultura_sociedad/2010/06/100617_cultura_muerte_caravaggio_jrg.shtml

gracias a todos! ;-)