domingo, 12 de julio de 2009

El misterio de los murciélagos

¡Cuánto añoro aquellas tertulias nocturnas en la playa! Los juegos de juventud, no necesariamente con alcohol, en los que se jugaban besos, secretos, e incluso, se contaban historias en ambiente (leyendas urbanas y otras imaginaciones previstas para asustar a jóvenes incrédulos). El verano se presta para ello, para el ocio, el divertimiento y las reuniones de amigos… ello si no tienes que estar estudiando…. No recuerdo que en mi caso fuera tema de una de estas charlas, sin embargo, con total seguridad sí que lo ha sido en otras muchas el tema de los vampiros.

Más allá del mito, el vampiro (Desmodus rotundus) es un murciélago hematófago (es decir, se alimenta de sangre) que habita desde Chile hasta el sur de los EEUU, pasando por toda Centroamérica y la Amazonía. Aunque alguna vez son humanos (curioso testimonio es el mostrado por el colonizador Gonzalo Fernández de Oviedo, quien tuvo que usar de métodos indígenas para superar la picadura), lo normal es que sus presas sean ganado u otros grandes mamíferos (se estima que en los países de América Latina, la mortalidad anual es de 50 mil cabezas de ganado, y que anualmente por lo menos tres mil cabezas han muerto por la rabia en Bolivia[i]). No provocando la muerte, salvo en muy raras ocasiones, y por mera reincidencia. Muy diferentes al vampiro Drácula, la peligrosidad de estos seres reside en el largo haz de enfermedades que son capaces de transmitir con su mordedura, a destacar, la rabia….

Fuera de personajes históricos a los que presuntamente se les atribuyó una dieta hematófaga, como la Condesa Elizabeth Bathory o Vlad Draculea (Vlad III o Vlad Tepes), héroe nacional rumano que luchara contra los otomanos, los vampiros, a día de hoy, parecen tener una "explicación clínica". De hecho, no es casualidad que en la Transilvania (actualmente parte de Rumanía) de los siglos XVI y XVII hubiera una epidemia de rabia. Como es bien sabido, esta enfermedad se contagia por la mordedura de algunas animales que la aquejan, fundamentalmente los perros (quizá por ello "malditos" para el mundo islámico). Es posible que las víctimas de esta enfermedad (que sufren crisis nerviosas, insomnio, espasmos o hipersexualidad) fueran parte fundamental en la creación de esta leyenda. Paradojas de la historia, un animal como el vampiro, que no habita en Europa, es el principal transmisor de la enfermedad en América latina, sólo que, a diferencia del perro o el ser humano, sólo es portador, y no sufre ningún síntoma con la misma....

Un "misterio científico" de mayor trascendencia hace referencia a la evolución de estos animales. Se crea o no, los científicos más prestigiosos en la materia discuten cuál es la relación entre los murciélagos y los primates. Obviamente serán muchos quienes se escandalicen con esta idea, y opinen que: ¡el Creacionismo está en lo cierto, no pudiendo tolerarse que existan gentes que defiendan tal "parentesco"!. Antes de continuar, observemos estas dos ilustraciones:

Los "murciélagos" se dividen en dos grupos: megamurciélagos y micromurciélagos. La primera ilustración corresponde a una de las especies más características del primer grupo de "mordeguises" (como se les conoce en la "región" española de Celtiberia), el zorro volador, mientras que la segunda ilustración (a la derecha) representa a una de las múltiples especies de lemures que habitan la isla de Madagascar. El parecido es obvio.

John Pettigrew, de la Universidad de Queensland (Australia) sugirió en 1986 que ambos grupos de murciélagos pertenecen a grupos totalmente diferenciados. Así, los megamurciélagos vendrían a estar íntimamente relacionados con los primates y el colugo (extraño animal planeador, con aspecto de "lemur", que habita en Indonesia). Esta tesis se basa en los cerebros de estos murciélagos, mucho más complejos y desarrollados que en el caso de los micromurciélagos (o "murciélagos" a secas). Esta teoría ha sido muy criticada. Investigaciones posteriores, destacar las llevadas a cabo por Simmons y Geisler (Museo de Historia Natural de Nueva York), defienden que todos los murciélagos participan de un mismo grupo taxonómico, no teniendo relación, al menos cercana, con los primates.

Si contemplamos el problema teniendo en cuenta el fenómeno de la "evolución convergente", nos daremos cuenta de que existen animales que pueden llegar a ser muy parecidos sin estar necesariamente emparentados, simplemente por efecto de la adaptación del medio y la selección natural (véase el caso del delfín y el ictiosaurio, por ejemplo). Por esta razón, es bien posible que megamurciélagos y micromurciélagos se parezcan por "convergencia", lo mismo que lemures y zorros voladores, desde el otro punto de vista.

Los partidarios de la segunda tesis afirman que el mayor desarrollo del cerebro de los zorros voladores se basa en los grandes ojos que poseen, razón por la cual requieren de un nervio óptico, y cerebro, de mayores proporciones (algo similar a lo que sucedió con Troodon, el dinosaurio con mayor masa encefálica). Sin embargo, ninguna postura parece clara. Los prejuicios son muchos, y entre quienes defienden la primera posición figuran científicos de la talla de Colin Tudge.

Se mire por donde se mire... los murciélagos son criaturas desconcertantes....

[i] Fuente: http://www.cetabol.cotasnet.com.bo/rzsp/9/sp/naka.pdf

Ilustraciones:

1) Vampiro (http://zmmu.msu.ru/bats/science/fauna/exfauna/desmod.html)

2 y 3) "Kalong, Pteropus celaeno Herm. 1/5 natürlicher Größe." de Gustav Mützel y Lemurs or Madagascar:Malagasy Primates, http://www.tsidy.com/lemurs/index.asp.

9 comentarios:

Toni Delgado dijo...

Buenas! Ya tienes tu primer voto, el primero de varios :) Mucha suerte y merci por el tuyo;

El llano Galvín dijo...

!Qué interesante! Nunca había oído esa teoría, pensaba que todos los murciélagos formaban parte de un mismo grupo. Desde luego si los megamurciélagos están emparentados con los lémures habrá que revisar algún que otro estudio, porque parece que la evolución toma sus propios caminos.
Un abrazo!!

El Señor de los Animalillos dijo...

Buenísimo el post Fujur!

Bajo mi punto de vista la idea de separar a los quirópteroes en grupos diferentes es absurda, y, de hecho, estudios genéticos la echan por tierra. Además piensa una cosa: es imposible q dos grupos desarrollen de forma distinta el vuelo de una forma exactamente igual.

Un saludo!

Germán Medina dijo...

Hola Nubiru, muchas gracias por tu comentario en mi blog de minerales.
Yo también quería felicitarte por este blog, ¡Enhorabuena!
Por cierto, yo también estoy en la blogoteca, y si quieres, puedes votarme. Yo ya lo hice en el tuyo.
Saludos!!!

Germán Medina dijo...

Oh, claro que si, estaría encantado en intercambiar links.
Ya te puse en mi blog "Mundo Minerales", en enlaces amigos.
Si tu pudieras hacer lo mismo me llenaría de alegría la noticia.
Mucha suerte con el blog y felicidades de nuevo.
Saludos!!!

Javier Medina dijo...

Hola, creo que te confundiste al poner en blogs amigos Todo Mineral.
En realidad, el blog en el que te enlace es Mundo Minerales:
http://mineralesgermanmedina.blogspot.com/ y no en todo mineral.
De todas formas, si quieres poner ese tambien, jeje...
El blog en el que te enlace fue Mundo Minerales = http://mineralesgermanmedina.blogspot.com
Saludos y adios!!

Germán Medina dijo...

Hola de nuevo, soy Germán, de Mundo Minerales, y quería decirte que da mucho gusto hacer amistad con personas como tu :).
También darte enormemente las gracias por añadir el boton de Mundo Minerales en tu blog, por lo que para agradecértelo, además de aparecer en enlaces amigos, también te puse en Blogs Amigos.
Si tuvieras también un botoncico... te lo pondría encantado en mi blog, y pues eso, que encantado de conocerte y mucha suerte con este pedazo blog.
Saludos y espero verte más veces por el blog de Minerales, igual que yo pasaré por este ;-)
Chaooo!!!

Minerva dijo...

Ahora que leo un post como este me hace pensar que debo prestar un poco más de atención a la biología :D.

Yo también creía que todos los murciélagos eran iguales y no conocía las dos teorías que mencionas con relación a ellos.

Un abrazo!

Dinorider d'Andoandor dijo...

Yo creo que todo es más cosa de evolución convergente.