miércoles, 22 de julio de 2009

Una educación "a mi manera...".

Año X, a un servidor le nombran “Ministro de Educación”, teniendo que promover ideas y reformas por las que mejorar el sistema educativo español, y en particular, el catalán. Siguiendo esta ficción, del todo totalmente improbable, a uno se le ocurre proponer toda una serie de ideas que le han ido viniendo durante su corto intervalo de vida. Empezando por lo más mundano, uno piensa en algo fundamental, qué asignaturas, qué lecturas debieran leer los jóvenes escolares (pongamos que en edad de cursar la actual ESO, “educación soberanamente ominosa”).
Suprimiría las lecturas obligatorias en cuanto a títulos, exigiendo sólo un número determinado de lecturas, libremente elegibles, que sólo tuvieran que pasar por el “refrendo” del maestro. Así, por ejemplo, durante los primeros años de educación, estaría bien que se leyera “El Señor de los Anillos” o “La Historia Interminable”, siempre y cuando no fueran obligatorios, sino meras recomendaciones. De tal forma que se impregnara el hábito de leer y, no tanto, la exigencia de contenidos concretos. De las asignaturas de lengua suprimiría historia de la literatura y, sobretodo fonética. Esta última me parece, en casos como el catalán, una herramienta por la que cribar “quiénes los hablan como lengua materna” y “quiénes no”. La historia de la literatura debería ir a una asignatura de nueva cuño, fundamental, que recibiera el nombre de “cultura universal”. Esta asignatura cubriría las horas lectivas que actualmente ocupan la música, parte de las horas de lengua, historia, tutoría, educación para la ciudadanía y filosofía. Siguiendo el orden de la “propia historia”, en los sucesivos los cursos se empezaría por enseñar: Prehistoria, Historia Antigua, Edad Media, Edad Moderna, Edad Contemporánea, y Actualidad. En Prehistoria podrían incorporarse “algunos” temas de ciencias naturales, como la evolución humana o la propia teoría evolutiva, deriva continental, etc. En las siguientes etapas, se estudiarían las civilizaciones-culturas más importantes (Roma, Mesopotamia, India, China, Mayas...), no centrándose tanto en si Vic forma parte de la Citerior o la Ulterior como en quién fue, muy someramente, Atila o Gengish Khan. Dentro de los diferentes períodos se podrían proponer lecturas optativas por las que subir nota. Por ejemplo, la literatura griega se explicaría durante el curso en que se estudiara la Grecia Clásica, proponiéndose, a su vez, la lectura de las obras más características de cada periodo (sin penalización en caso de negativa del estudiante). La historia regional-local se intentaría dar de forma, lo más objetiva posible, y en cursos posteriores. No se puede hablar de los factores que llevaron a la Guerra Civil Española si el estudiante antes no ha oído hablar de Montesquieu o Marx (mejor aún si se ha leído antes, "Han matado a un hombre, han roto un paisaje" de Francisco ("Paco") Candel). Esta macro-asignatura se complementaría con otras como: “redacción” (no tanto enseñar sintagmas y complementos del nombre como ENSEÑAR a redactar, con toda la carga de corrección que ello conlleva para el profesor), “oratoria-retórica”, pequeña “asignatura” de pocas horas lectivas en las que se enseñara a debatir, exponer, defender y educación plástica (más que nada centrada en fundamentos de dibujo técnico, creatividad y dominio de la geometría, “expulsándose” su enseñanza dentro de las matemáticas). Más horas lectivas que a todo lo explicado se aplicarían al segundo bloque de materias. La materia reina serían las matemáticas (con estadística, álgebra y demás), que se darían cada día, siendo, con diferencia, la asignatura con más horas lectivas. Una asignatura que se daría de la mano de ésta serían las “ciencias de la naturaleza”, que se referirían a la Química, Geología, Biología y Física, centrando ésta última en casos prácticos que ejemplificaran la utilidad de las matemáticas para comprender la realidad que nos envuelve (incorporaría fundamentos de tecnología-mecánica). Eliminaría esas actividades “prevacacionales” conocidas como “créditos de síntesi”, “proyectos finales” y demás. Temas como el “Tercer Mundo”, “la Guerra de los Balcanes”, “Palestina” o “Oriente Próximo”, serían temas a debatir en “retórica-oratoria”, así como materia de obligatoria explicación en “cultura general”. Gimnasia seguiría con su configuración actual, primándose siempre las actividades “gimnásticas” sobre otros deportes como el “bádminton” o coreografías…. En referencia a la figura del maestro, se reduciría plantilla. Existirían dos tipos de maestros: de ciencias o de cultura general, es decir, los alumnos tendrían familiarizada la cara del profesor con el ámbito de conocimiento que enseñara. El profesor de mates daría física, y el de redacción, también historia y literatura, dentro de “cultura general”. El de gimnasia, obviamente, sería profesor diferente. Todos los maestros serían miembros de prestigio en sus respectivas promociones universitarias, no los últimos de las mismas, como sucede, hoy, con frecuencia. Recibirían, en coherencia con lo dicho, un generoso sueldo, que fuera, cuanto menos, equivalente a la suma de todos los sueldos que quedarían vacantes al reducir, a más de la mitad, la plantilla. Otras medidas a tener en consideración, vitales, serían, por ejemplo, que el segundo bloque (matemáticas-ciencias) se diera íntegramente en inglés (existiendo, desde primaria, una fuerte enseñanza del mismo, de tal forma que sólo fuera necesario una asignatura de redacción en lengua inglesa, llegados a la adolescencia). Igualmente, las prácticas de matemáticas y ciencias se harían utilizando, lo máximo posible, aplicaciones multimedias (siendo la informática núcleo duro de la asignatura de ciencia, especialmente en las edades más precoces). Sin ánimo de meterme demasiado en otro tema, de controversia aún mayor, en cuanto a las licenciaturas universitarias se suprimiría el gran haz actual de opciones posibles. Humanidades y demás desaparecerían, dejando paso a carreras como Historia o Biología, que sólo fueran accesibles para aquellos alumnos más brillantes, con muy pocas plazas, y que aseguraran un porvenir profesional seguro y muy bien remunerado. Las ingenieras se transmutarían en una poderosa Formación Profesional, que se asemejara a la actualmente existente en Alemania. Por último, se me ocurre que los profesores universitarios, al menos en un alto porcentaje, bien pudieran ser profesionales retirados (pre-jubilados) de gran rodaje, con buenos sueldos, y a los que sólo se les exigiera doctorado y acreditado currículum académico (publicaciones etc.). Y con todo esto... acabaría mi ficticio "mandato"... ¿qué nota le pondríais?. Ilustraciones: 1) Aristotle; wall picture in Rome. Painter: ? (dead for more than 100 years, so original is public domain). This is part of image:Aristotelesrp.jpg Photographer: Anton (rp) 2005 Licensed under GNU-FDL 2) Deutsches Bundesarchiv (German Federal Archive), B 145 Bild-F001941-0003. (15 June 1954, Brodde) Commons:Bundesarchiv. 3) Shigeyoshi_Inoue_as_English_teacher.jpg‎ (349 × 312 pixels, file size: 105 KB, MIME type: image/jpeg)

10 comentarios:

Fabber dijo...

Aunque , por razones familiares tuve que volver hace un mes a Perú e interrumpir el viaje que tenía planeado allá al acabar mi postgrado, transoceánicamente ¡voto por ti! la educación necesita muchas reformas y ¿sabes? retomar un poco más la lectura de los clásicos grecorromanos, un par aunque sea.

Anónimo dijo...

A sus pies Excmo. Sr. Ministro de Educación y Universidades.

Fernando dijo...

Pues rápidamente convocaría una huelga de estudiantes para pedir la dimisión del ministro de educación.



Estoy de acuerdo en lo de suprimir lecturas obligatorias, en saber quien es Marx para comprender ciertas cosas , en la formación profesional alemana suprimiendo ingenierias, pero en desacuerdo con la mayoría de tu opiniones.



Yo hice el COU de ciencias puras, y la verdad, es que aunque me gusta ( era uno de los raros) la historia poco nos servia a nosotros, y era de España, ya no digamos la de otras civilizaciones, que no esta de sobra conocerlas, pero de ahí a meterlas en una superasignatura…





Luego hablas de dejar en la mitad el número de profesores, y subir el sueldo de los que queden, como buen político mete a tus amigos de profesores, no sea que se acabe el enchufismo en España…y donde metes a tanto parado? Además de reducir plazas en unas determinadas carreras para que se metan los más brillantes, a los demás los metemos en el ejército profesional? O a la guardia civil mejor, que son más chulos. Las listas de parados estarían por 6 o 7 millones.



Y los que, aunque sean menos brillantes académicamente, pero les encanta esta profesión, yo creo que luego al trabajar eres mejor si te gusta el trabajo, no teniendo nada que ver la formación académica.



Ah! Lo de la historia local objetiva, cuel es? La de la corona catalono-Aragonesa, que estudias tu en Cataluña o la del reino de Aragon que estudie yo en madrid, o la del las vascongadas metidos en el reino de Navarra que se estudian en Bilbao o el reino de castilla que estudie yo en Madrid?



Eso de objetivo en historia me parece que no existe…

Minerva dijo...

A mi me gustan varias de tus propuestas, aunque yo no suprimiría las lecturas obligatorias, jajaja, eso si no hablamos de literatura, porque hay libros de historia (sólo por mencionar uno de los cursos) que si deberían ser leídos por los chic@s, pero a la vez dejar la opción de que elijan otro libro que les guste.

Y dentro del curso de historia dar un énfasis especial a los diferentes roles de la mujer en la historia y el papel histórico de las diversas religiones, asi habría más de conciencia sobre el valor de la mujer en la sociedad y en cuanto a lo religioso crear una cultura de tolerancia (evitando fundamentalismos religiosos y satanización de la religión por parte de las personas ateas)


Y yo agregaría el programar por lo menos una vez por semana visitar algún museo, catedral, algún parque representativo, complejo arqueológico, al zoológico. Al menos cuando yo estaba en el colegio este tipo de visitas eran muy esporádicas, sería genial que fueran más seguidas.


Saludos y un abrazo!

El llano Galvín dijo...

Hola Javier!!
Me parece demasiado bonito para ser verdad, además encuentro un problema, en el hipotético caso de que la educación fuese así (completa desde luego) ¿crees que los jóvenes españoles tienen inquietudes suficientes como para abarcar tantos campos? Quizás esté un poco descreido pero noto muchas diferencias entre los niños y adolescentes actuales a los que vivíamos en en mi etapa, los 80 y 90. En esencia somos iguales pero creo que ahora, aparte de los clarísimos problemas que presenta la educación, hay una tendencia a que los más jóvenes no realicen ningún esfuerzo porque tienen todo hecho y, además, encuentro un respaldo familiar absurdo.
No sé ojala la educación que planteas fuese así pero creo que habría que atacar más frentes porque algo pasa...
Un abrazo!!!

Andrea dijo...

una ingeniera es algo mas que formacion profesional , claro que los de letras siempre barreis para casa, no es solo tecnica, hay conceptos bastante intensos detras, por todo lo demas estoy de acuerdo,
ha sonado borde pero creer que en españa se va a enseñar ingenieria como en Alemania es demasiado pedir jijijiji

Dinorider d'Andoandor dijo...

En general muchas buenas ideas veo ahí.

Acá el sueldo de los docentes suele dejar bastante que desear. Ya que mencioné docentes, eso de los profesores viejitos depende, al menos en mi experiencia con los aún "jóvenes" muchas veces saqué bastante y de hecho más que con algunos de los viejitos. Claro que hay casos y casos.

Anónimo dijo...

Es una propuesta, Javier, para hacer un Ministro.

Para rizar el rizo, añadiría algunas pequeñas medidas, como por ejemplo:

- Limitar las horas lectivas teóricas a tres al día.
- Incrementar a un mínimo de tres horas al día las clases prácticas (desde lampistería doméstica a primeros auxilios...).
- Exigir rendimiento y resultados en dos o tres asignaturas teóricas como máximo (a un adulto no se le podría exigir más).
- Instaurar una disciplina de cuartel en las aulas.
- Cribas progresivas (entendiendo que estudiar en serio es una cuestión de minorías).
- Erradicar la estúpida noción clasista de que no estudiar es sinónimo de fracaso social.

Ahora bien, querido Javier, la pregunta subyacente en el tema de la educación no te parece que es: ¿Determina el sistema educativo la sociedad o es a la inversa? ¿Es que quizá se interaccionan?

Me arriesgo y mantengo que es el sistema el que determina la educación. Así, en la era industrial las centros educativos eran como fábricas de chorizos (sin segundas). Imperaba la cantidad (léase masificación, uniformidad y mediocridad) sobre la calidad.

En nuestra sociedad post-industrial lo que el sistema espera de los ciudadanos (o fauna bípeda) es que consuman, se endeuden y no hagan preguntas. Y el modelo educativo debe estar obligatoriamente en consonancia con las imposiciones de esta superestructura.

Un fuerte abrazo / Santi.

David dijo...

Holaa,

Acabo de leer la educación a tu manera... y, realmente, no me convence.

Hay que decir que como bueno has expuesto clases que irían a paliar grandes vacíos, como redacción o retórica. Otra cosa que propones y me gusta es en relación a los libros para leer. Cuando hice yo el colegio, sobretodo en los últimos cursos siempre te daban para leer novelas de autores españoles y NUNCA ciencia-ficción i/o fantasia. Yo pediría un poco bastante más de variedad.

Ahora bien, no creo que sea conveniente juntar tantas cosas en una asignatura. Demasiado agobio para el professor (que por cierto, no se reducirían, porque los exámenes y las horas que hicieran serían las mismas) y aunque en la parte de letras se puede dar el caso que el professor domine todas las variantes, en la parte de ciencias, no conozco a nadie que pueda llegar al nivel necessario para ello, recordando que tienes que ser licenciado para poder dar classe de ciencia en ESO o BTX.

Otra cosa que no me gusta es el nombre que le pones a la sección de letras. Cultura general?? para mi la cultura general es más historia y ciencias que no saber escribir o hablar en público.

Sobre la fonética, yo soy de los que piensan que se debería potenciar mucho más de lo que está ahora. La fonética sirve para acercar idiomas, para poder hablar otros más fácilmente.

Acerca de que el inglés sea el idioma de las ciencias, pues nunca me ha gustado. Porque no la historia en inglés? Jo siempre he hecho ciencia en catalán y me encanta. Eso si, antes de pasar al castellano, voy al inglés porque los tecnicismos son más parecidos. Lo que siempre he pensado que iria bien a todo el mundo es resucitar lenguas como el esperanto, que no sea lengua madre de ningún país, muy fácil de hablar y de entenderse, sin excepciones ortográficas (no acentos, no dieresis, no declinaciones). No me gusta que para lo más majo que se estudia en el cole se utilice una lengua no propia.


Con relación a todo esto, tienes que pensar como es un niño de 13-16 años, que mayoritariamente no está pensando en sus estudios sinó en otras cosas.

Si acaso otro día ya te explico como haría yo el horario de ESO y Primaria, jeje.

Y que te parece poner Ender's Game como libro obligatorio de 1 BTX? es mi gran sueño! xd

Alberto dijo...

entiendo la razón de proponer dar los contenidos de "ciencias" en inglés, pero eso tendría un efecto secundario: el "analfabetismo" científico en castellano (y las demás lenguas españolas). Nuestro complejo con las lenguas extranjeras es tan grande (y comprensible históricamente) que en este terreno echamos piedras contra nuestro propio tejado. Lo que deberíamos hacer es, como los franceses, propiciar la presencia internacional del castellano en los ámbitos científicos (sin descuidar por eso la formación en lenguas extranjeras, pero esa es otra cuestión). Bueno, es tan sólo un apunte...