miércoles, 13 de enero de 2010

La domesticación del clima.

¡Tamaña sorpresa debió de darse el primer hombre que inventó el fuego! Aquella fuerza divina que sólo había sido capaz el hombre, hasta entonces, de ver en el rayo, en el volcán o en los trágicos incendios ahora era accesible para el simio hegemónico. Los de su tribu quizá lo alzaron a la consideración de deidad, tal vez lo acusaron de herejía por utilizar un medio vedado para los seres carentes de naturaleza divina... La fuerza devastadora por excelencia, el elemento más temido por todo animal terrestre ahora se había convertido en herramienta accesible. De problema a solución, al menos en parte. ¿Qué pensaría el lector si le dijera que, algún día, quizá el clima pueda ser controlado, “cultivado” como algunas especies vegetales, e incluso, ser un bien con rendimiento económico?

Sabiendo que el pasado siglo XX fue el de las comunicaciones, no sería muy aventurado decir que este siglo va a ser el de la ciencia, especialmente el de la biología. La biotecnología, los próximos descubrimientos en genética y neurociencia seguro que no nos dejarán indiferentes, transformando nuestro mundo en una realidad apenas hoy imaginable (al igual que Internet ya lo hiciera a finales del s. XX). Sin embargo, al igual que la propia Internet, es bien probable que surjan avances que apenas seamos capaces de soñar, ni en el mundo de Pandora, tan a pie de boca hoy en día. El “cultivo” del clima poco a poco se va haciendo realidad.

Seguramente no serán pocos quienes hayan oído hablar del “robo de nubes” por parte del gobierno de Esperanza Aguirre (Presidenta de la Comunidad Autónoma de Madrid). Según se ha demostrado, el gobierno madrileño ha estado utilizando tecnología israelí con el fin de conducir las nubes, que en principio se dirigían a otro lugar, hacia su territorio. El asunto transcendió “mínimamente”, en parte por ser la víctima Castilla y León (CCAA igualmente gobernada por el Partido Popular), y, en otra parte, por ser un asunto “poco creíble” para el común de los mortales. Sin embargo, la verdad está ahí. Según se ha demostrado, Israel ha conseguido bombardear a las nubes con yoduro de plata, provocando que las precipitaciones, que en principio no iban a hacerlo, caigan en su territorio. Esta herramienta en manos de un estado tan poderoso no es como para estar tranquilo, más aún si eres ciudadano de uno de sus vecinos países árabes. En este caso, más que de “cultivo” hablamos de “robo”, pero las “modificaciones climáticas” que el hombre será capaz de realizar a corto plazo no se reducen a ello.

Ya en otra ocasión, en Nubiru se trató el tema de la peridotita, un mineral capaz de absorber dióxido de carbono (CO2) convirtiéndolo en cuarzo. Este mineral, sobre el que “Petroleum Development Oman” ya está realizando pruebas, abunda no sólo en el desierto de Omán (península Arábiga), sino también en la propia Arabia Saudí, así como en las costas de Yugoslavia. Es una roca volcánica, sus afloramientos están asociados a los de olivino, llamada a dar que hablar en el futuro. No es la única medida sobre la que se está investigando...

A principios de los años 90, el oceanógrafo californiano John Martin pronunció una frase, un tanto "esotérica-apocalíptica": “Denme un barco cargado de hierro y provocaré una era glacial”. Poca gente le dio importancia en aquel momento. Varias compañías de EEUU han retomado la idea con el fin de generar "créditos para contaminar" (siguiendo el sistema inaugurado por Kyoto), pero no ha sido hasta los últimos meses que el asunto ha tomado un nuevo sentido.

A bordo del gigantesco Polarstern, científicos de la India y Alemania han hecho un experimento "sembrando" hierro en el oceáno con el afán de fomentar el crecimiento del fitoplácton (minúsculos organismos capaces de hacer la fotosíntesis). Sin embargo, con ello también ha crecido la población de devoradores de fitoplácton (organismos semejantes a larvas de camarón) y, según científicos españoles, un intento a gran escala pudiera, no sólo hacer que se elimine una tasa inferior de hidróxido de carbono de la que se había previsto, sino también provocar un incremento masivo de las poblaciones de plácton que consumiera tal tasa de oxígeno que acabara con los peces.

Se mire por donde se mire la Ciencia se está abriendo paso, eso sí, una vez más con Maese Dinero siguiéndole la pista. ¿Se conseguirá domesticar el clima? O mejor dicho... ¿se podrá "graduar" el Cambio Climático?

8 comentarios:

variopaint dijo...

El clima sí, pero... ¿Se domestiscará el hombre?

Te dejo que contestes , Fujur

Un abrazo

Jorge dijo...

Ei Javi!

Por ahora, a mi parecer, lo único que hay es un descontrol del clima. ¿Que lo que se intenta es controlarlo? No lo dudo. ¿Que hay maneras de hacerlo? Aun lo dudo menos. Sin embargo, cuando uno se encuentra con una temperatura de veintiún grados en pleno diciembre (y ese es un ejemplo de los más simples y que los legos en estos temas notamos) lo que en realidad duda es si todo lo descubierto se va a utilizar de verdad para armonizar esta locura climática, o si simplemente va a ser producto de beneficios patrimoniales para los de siempre.

Un saludo crack!

PD: yo tenía entendido que algunos campesinos tiran cohetes cuando hay nubes, para espantarlas, pero lo del Gobierno de Madrid no lo sabía!

Isabel Romana dijo...

Lo malo es que lo domesticarán los poderosos de siempre para los fines de siempre y pasando, como siempre, de los seres humanos comunes. En cuanto a la pregunta de variopaint de si se domesticará el hombre, temo responderle que ya está domesticado. Al menos en el sentido que estamos pensando... Saludos cordiales.

El llano Galvín dijo...

Hola Javier!!
Perdona por no haberte visitado antes, he estado bastante desconectado.
Miedo da pensar en el control del clima, de todos modos parece ser que es un hecho y poco podemos hacer. Desde luego como dice "variopaint" parece que estamos sin domesticar, necesitamos tener todo controlado pero de la forma más irracional posible ¡en fin!
Yo con este exceso de información que tenemos creo que cada vez prefiero vivir más en la ignorancia. Me apabulla tanta cosa negativa y me da pena pensar que ya no se puede mirar el cielo sin ver las estelas en cuadrícula de los aviones.

Gtalmirall dijo...

Los ladrones de nubes y los provocadores de eras glaciales se van a tener que inventar algo rápido si quieren paliar la creciente ralentización de la Corriente del Golfo.

Es curioso que probablemente el país avanzado que va a pagar más caro las consecuencias de este fenómeno causado por la acción humana sea Gran Bretaña, la inventora de la Revolución Industrial y, por tanto, la primera nación que abrió la Caja de Pandora.

Un fuerte abrazo, Santi.

Fernando dijo...

Me imagino que algun dia se podra “domesticar” el clima, pero como bien dices, no solo sera para bien , y ademas otro “efecto secundario” se dara, como pasa con todo lo que la naturaleza no hace por si misma.

Gouki dijo...

LA geoingenieria sera a lo largo de este siglo, y sobretodo a finales de este una posibilidad mas realizable cada vez mas.

Una MNT madura permitiria, combatir el cambio climatico, volviendo a los niveles preindustriales, necesitando 3 TW durante 10 años.

saludos

Dinorider d'Andoandor dijo...

a veces pareciera que olvidaran lo dinámico del tiempo