domingo, 9 de mayo de 2010

¡Enhorabuena campeones!

Hoy me he resarcido de uno de mis peores recuerdos de infancia. Si los chicos de Guardiola fueron capaces de ganar la Copa de Europa, evitando que tuviera que aguantar comparaciones con el Nottinghan Forest, ahora lo han hecho los jugadores de la sección de baloncesto del F.C. Barcelona, no sin menos brillantez, y equivalente esfuerzo. ¡Adiós a aquel tapón ilegal contra Panathinaikos! Barcelona se está acostumbrando velozmente a recibir Copas de Europa... todas ellas con un sello muy curioso, muy especial y digno de alabanza.Xavi, Navarro, Puyol, Sada... la cantera tiene un peso clave dentro de un equipo ganador, ridiculizando a todos aquéllos que, como Olympiakos, sólo cultivan las inversiones multimillonarias, obviando el trabajo constante y el compromiso psicológico. “El Barça és més que un Club”, fuera de políticas (quizá la peor lacra de los últimos años en el Camp Nou), este equipo, en todas sus secciones, es una muestra de “estilo”, de gusto por lo excelsamente estético, lo puramente deportivo, lo similar a lo épico.
Me ha gustado que esta final se ganara así, y contra un equipo que representa lo más mezquino del deporte. Al igual que Chelsea, y Madrid, Olympiakos se une a aquellas escuadras que supieron demasiado de “Zidanes”, presumiendo de ineficientes “Pavones”. Un equipo es un grupo de trabajo, demasiado bien pagado, cierto, pero que, en todo caso, siempre juega mejor con el paso de los años. Aunque pueda parecer paradójico para algunos, los éxitos de las secciones del F.C. Barcelona son la garantía que ha servido a España para, al fin, conseguir títulos con sus Selecciones. En un panorama de crisis aguda, de pesimismo desenfrenado, se agradece, y mucho, que el deporte nos muestre que “algo” se está haciendo bien por estas tierras.
Quédense con Navarro y Xavi, ambos no son productos de esta junta directiva, ni tampoco sólo de la anterior, son producto de una “filosofía de club” que les ha permitido crecer como personas y, ante todo, como deportistas. El Barça se está convirtiendo en un rompe-mitos masivo, capaz de ridiculizar a aquellos griegos, italianos y serbios que tanto nos han hecho sufrir con su juego sucio, llamado en ocasiones, “saber competir”. Esta vez no le sobró a Papaloukas el presionar a los árbitros, ni a Teodosic el agredir a un rival, con total alevosía. El Campeón ha sido de los que hace historia, y no tanto por el título, sino por cómo lo han conseguido.
¿Se han fijado que tanto Ibrahimovic como Lakovic, por ejemplo, han sido los que menos han brillado en ambos equipos? ¿Se han fijado en sus salarios, en lo que ha costado traerlos al equipo? Sé que muchos dirán que Ricky se convirtió en el fichaje más caro de Europa, pero, después de todo, ¿acaso no ha sido invertido el dinero en un joven español, producto de esos valores que conducen a una entidad al éxito?
Este Barça es más que un Club, y de ello debieran aprender Florentinos y rusos. Se podrán ganar ligas esporádicamente, eliminar a equipos de buen juego (véase Inter)... pero, ni aún ganando, se conseguirá crear un equipo legendario, ejemplar para todos los jóvenes, si no es con la fórmula de “estos” Barças.
¡Enhorabuena campeones!

4 comentarios:

Dinorider d'Andoandor dijo...

¡parabienes!

es contagiante tu emoción

Fernando dijo...

Que pasa crack!!!

Cada dia escribes mejor.

La semana que viene escribe otro igual por que ha Ganado tambien el de futbol , y una pena que lo del Numancia este tan dificil.

Nos vemos!!!!

El Señor de los Animalillos dijo...

Pues ya veremos que hace mi Atleti el miércoles XXD

Jorge dijo...

Ya lo ha dicho Guardiola (al que creo futuro pensador del fútbol) en varias frases desde que está aquí.
- "Si perdéis, seguiréis siendo los mejores. Pero si ganáis seréis eternos". (antes de jugar la final de la Champions la temporada pasada).
- "No piensas en una liga; piensas en la Historia" (frase probablemente sacada también de la boca de Pep).

Es lo bueno del Barça que hoy tenemos, tanto en baloncesto como en fútbol (y no te digo ya en Hockey patines, Handball, etc, donde no paramos de ganar títulos). Se piensa, se respira y se alimenta de un estilo, y un estilo no se crea en una temporada y a golpe de talonario, sino con años y años. Un estilo se firma en la historia, y no en un par o tres contratos a razón de unos 270 millones en total...

Un saludo crack, y a ver cuando lo celebramos! jajajaj