martes, 24 de marzo de 2009

Introducida la moderación

Jamás me cansaré de repetir cuán dichosos somos todos aquéllos que podemos escribir en Blogger sin restricciones, escogiendo cualquier tema e intercambiando opiniones, conocimientos o inquietudes. Como todo lo sublime, lo dicho también aqueja sutil pedrada en el ojo, motivo por el cual invoco el triste “arte” de la censura. Me escribía mi más “variopinto” amigo que el hecho de eliminar comentarios de un blog, resulta algo incómodo (y te crea enemigos de forma gratuita)..., ello es totalmente cierto. Es por ello que suscribo cada una de las reflexiones que él hace acerca de la necesidad de “moderar” los comentarios que tan gentilmente, algunos con maldad o sin ella (consciente o robótica), hacéis a este blog. Sin ellos, valga el lirismo, Nubiru no existiría. Las reflexiones que el autor nos facilita sobre la conveniencia de habilitar “la moderación de comentarios” son éstas:
  1. El autor puede controlar instantáneamente la calidad de lo publicado, en beneficio del blog y de sus lectores.
  2. El comentarista intruso sabe que va de culo.
  3. Se descarga a blogger de plastas y gente indeseable, al fin y al cabo es un instrumento electrónico que tiene una capacidad limitada (como todo)
  4. Se anima al personal a que las contribuciones no sean anónimas; si no tienen un blog, al menos que pongan un contacto mínimo, de forma que pueda existir una respuesta, dando también opción al autor del blog a defender sus opiniones.

Pido perdón a quien le pueda ofender la desconfianza, y comprensión para todos aquellos que consideran que la libertad de expresión no puede verse desprestigiada por los caprichos de algunos. Aquí queda mi compromiso de publicar absolutamente todos los comentarios (aún, y con mayor razón, los críticos); sin embargo, de la misma forma que subo al pedestal todo lo que me comentáis, es poco justo subir también los mensajes publicitarios, bromas y comentarios a destiempo.

A lo dicho añado una desiderata: la Red hizo que nos conociéramos, que nos pudiéramos comunicar sin mirarnos a la cara; ya que no enseñamos el rastro, cuanto menos, no seamos anónimos en nuestros pensamientos y reflexiones, dando mecanismo para la réplica y la respuesta, y al fin, poder practicar, aun virtualmente, el noble arte de la conversa…

Imagen: "En skribent får ris". Satirical etching from 1772 against the newly instituted censorship.

7 comentarios:

Dinorider d'Andoandor dijo...

A todos nos ha caido alguna vez algún comentario no tan cortés, por decirlo de algún modo.

A ver cómo va con la podada.

El llano Galvín dijo...

Yo de momento me resisto a hacer ningún tipo de censura, pero entiendo que hay comentarios molestos y, en ocasiones, insultantes. A mí me sorprende que la gente gaste su tiempo de esa forma, nadie obliga a nadie a comentar.
Un abrazo!!!

Minerva dijo...

Yo no sé si haría eso en mi blog, lo de la censura es algo hasta peligroso. Aunque tampoco se puede permitir que se introduzcan personajes que solamente saben insultar y crean un ambiente muy vulgar.

Hasta ahora no me han mandado insultos al blog, jajaja, pero yo creo que en vez de habilitar un moderador de comentarios simplemente borraría los posibles comentarios vulgares y punto :).

Además con lo despitada que soy se me vaya a olvidar colocar los demás comentarios, jajajaja.

Un fuerte abrazo!

Gouki dijo...

por suerte yo no he tenido que ningun caso asi.
Lei el comentario, no se como la gente pone estos comentarios sistematicamente en los blogs que encuentra...

MeRCHe dijo...

Yo por suerte no he tenido tampoco ningún problema, pero sí que he sufrido el spam y simplemente lo h e eliminado, entiendo que a veces es necesario ese procedimiento para los comentarios, pero la verdad Javier cuando entro en un blog y veo activada la moderación de comentario no me agrada aunque no juzgo puesto que seguro que hay un buen motivo para hacer uso de ella, no obstante yo soy contraria a todo tipo de censura incluída esta y más cuando tenemos la posibilidad de borrar el comentario molesto. Y como dice Minerva prefiero no activar la moderación porque terminaría probablemente olvidándome de publicar alguno jajajaja

petons

Madame X dijo...

Se agradece la cortesía de la explicación, aunque creo que cada uno debe ser libre de actuar en su blog como le venga en gana sin tener que justificarse.

Personalmente prefiero los comentarios sin moderar, pero me parece estupendo que otros sigan el criterio contrario. Nada que objetar. Este es tu reino, querido. ;-)

Chico Troodon dijo...

Bueno, a ver si me ayudas a insertar esa opción de moderación de comentarios amigo. Al parecer el intruso de mi blog es estacional :/