lunes, 10 de marzo de 2008

El choque de regiones

Una tarde electoral tiene algo de treinta y uno de diciembre. La consulta al reloj sólo tiene un cambio: las 12 por las 8. Las sensaciones son parecidas, ilusión, esperanzas y una cierta superstición y confianza en el uso performativo del lenguaje. Todo ello en base a un motivo, la gente opina que algo de mágico tiene el instante, lo dicho en un momento e instante preciso cambiará nuestro futuro, pasaremos de una etapa a otra, de una legislatura a la sucesiva. Muchos llegarán a la conclusión de que el cambio ha sido ínfimo. A los dos partidos mayoritarios les separa lo mismo, 16 escaños, no habiendo cambio presumible en la persona del Presidente. Nada más lejos de la realidad. Durante la noche electoral, a falta de dimisiones instantáneas, todo el mundo gana. Definitivamente, los políticos no sirven para médicos, pues no saben decirnos si al final su niña (el producto de su actividad) ¡estaba o no embarazada!

No obstante, pese a todo, dentro de lo ambiguo de los análisis electorales (de las medio victorias y las cuasi derrotas) pueden llegar a extraerse consecuencias más o menos claras. En un debate implícito sobre el modelo territorial gana la unicidad frente a los separatismos. ERC y PNV pierden, con diferente intensidad, sus representantes. Los “moderados” y, existencialmente, “moderadores” de CIU mejoran sus resultados, mientras que los dos grandes partidos, PSOE y PP, ganan en representantes, manteniendo la misma diferencia de 16 escaños entre ellos. Todo el mundo habla del bipartidismo. ¡Algunos llegan a invocar las almas de Cánovas y Sagasta!

A mi juicio veo un bipartidismo más preocupante que el estrictamente partidista. Si algo se constata del análisis de un mapa referente a los resultados electorales es que los colores rojo y azul están totalmente circunscritos a ciertas áreas de nuestra geografía. La confrontación de territorios es un hecho. La Guerra de las Políticas ha generado, o mejor dicho, acentuado la formación de dos bandos: el gubernativo (Barcelona-Zaragoza-Sevilla) y el bando opositor (Valencia-Madrid-Castillas).

Sobrepasando la demagogia, de la que se han valido buena parte de nuestros políticos, el choque es, ante todo, una discusión en cuanto a nuestro modelo social, político y económico. La inversión en el modelo constructor-especulativo frente a la regeneración de nuestra economía. A la igualdad se le achanta con el paro. El trabajo para todos frente al dignamente remunerado. El PP debe seducir a Cataluña y el PSOE a Valencia, esas bien pudieran ser las mejores conclusiones que se derivaran de un análisis en pro de nuestra prosperidad como Estado.

No sin falta de ánimo de provocar, las deducciones subsumibles del caso catalán son de lo más curiosas. Una vez más, el electorado se ha movilizado más para las Elecciones Generales que para las Autonómicas, deciden con mayor interés su Gobierno “Central” que sobre la vigencia, o no, de su nuevo Estatut. Cataluña adolece de ambigüedades democráticas. Los mismos votos que sirven para mantener a la actual Generalitat son los que sirven para dar un espaldarazo, definitivo, a la candidatura de Zapatero. Pasadas las elecciones, volverán a haber improperios de la oposición catalana hacia el PSC, acusándole de su sumisión al Partido Socialista, Obrero, a la vez que español.

¡Qué se le va a hacer! Los resultados no importan más allá de lo que condicionan las directrices sobre las que se va a basar la cotidiana “juerga política”. Los territorios chocan como antaño lo hicieran Roma y Constantinopla. “¡Porca miseria!” diría aquel, una cosa es que choquen los políticos con sus ideologías, pero que dejen en paz a las diferentes regiones, a los núcleos de población, a España y sus habitantes.

9 comentarios:

Persio dijo...

Sólo falta un nombre no mencionado en ese análisis: ETA. El "agente movilizador y multiplicador" del voto, que buscaba el PSOE. Intervino justo a tiempo.

No creo en la caída del nazionalismo. El PSC es intrínsecamente nazionalista, y es el núcleo duro del PSOE.

Más de lo mismo durante cuatro años.

Striper dijo...

Un analisis muy comedido, i supongo que ahora habra batallas en muchos partidos, mas por el poder que ideologicos, haver que pasara. De echo yo voy a tener que ir a trabajar cada dia como antes o sea que todo sigue igual.

cure of love dijo...

Pronpongo que Zapatero se disfrace de fallera y se suba al Miquelet este finde y que Rajoy, Zaplana, Acebes y la Espe sigan un ficticio camino de baldosas amarillas por mitad del Paseo de Gracia al modo de Mago de Oz a ver si la seducción llega (por fin) a buen puerto. Psicodélicamente hablando, claro.

Saludos desde Afganistán!! ;D

nickjoel dijo...

no conozco muhco de la politica española, salvo lo que salen en periodicos, y lo que veo en TVE y Antena 5, y debo decirte que tu analisis es bastante profundo y sincero.
Desde la barrera veo los toros con otros ojos. Y lo que percibo de este lado del charco es que además de los dimes y diretes, que muchas veces tienen tinte comico, entre los Populares y los Socialistas, esta un trasfondo regionalista, que percibo es el gran problema de la democracia española.....
desde un ojo visitante, las cosas suenan distinto, y quiza sea elmás equivacado,pero la verdad, sientro, que por encima de partidos, de si soy catalan o vasco, lo importante, es sentirse ESPAÑOL, y con mayusculas, sentirse unido a un gentilicio que tanto orgullo ha dado, y que tantas cosa buenas tambien ha aportado a la sociedad, de antes y actual.
Un abrazo.... y la verdad esta de pelos (una frase muy mexicana peor que me encanta) jejejeje...

Abog. Luis Urribarri dijo...

Seguire pendiente de tu blog porque de verdad se muy poco de la politicas de tu pais pero es interesante a manera de ilustracion porque yo si conozco la politica de mi nacion y trabajo en ella.

Saludos desde Lloviznando Ideas

juan rafael dijo...

No van a dejar en paz a nadie, mientras que puedan chupar de él. Eso seguro.

Terrorista del Amor dijo...

gracias al cielo una victoria socialista, no se que hubiese sido de esapaña y de su unidad entre otras cosas, de haber salido los populares, encima mariano no se va con su niña a tomar por culo, pero bueno, yo encantado, que se quede, tiene alma de perdedor y esto se marca en el rictus de un candidato, mayor oreja es un perdedor, esto le ha marcado la piel y la fuerza, lo mismo le paso a simancas, con la diferencia que este último dimitió dignamente de su cargo, espero que mariano siga muchos años al frente del pp, porque así no saldrán nunca.

bess

MeRCHe dijo...

Ciertamente curioso color tiene el mapa, pero lo más curioso es que no sé yo si alguien se ha enterado de en que nos va beneficiar o perjudicar al ciudadano de a pie el que salga uno u otro.

besos

De profundis dijo...

Para gustos los colores, y debajo de cada color un inúmero de matices... y en estos matices un millón de interrogantes... y en cada interrogante un millón de espectativas...y la gran pregunta: ¿Quo vadis homo?
Saludos.