martes, 6 de mayo de 2008

Por qué no ser un lobo estepario

La mayor parte de los hombres no quieren nadar antes de saber

Novalis

“¡No quieren nadar, naturalmente! Han nacido para la tierra, no para el agua. Y, naturalmente, no quieren pensar; como que han sido creados por la vida, ¡no para pensar! Claro, y el que piensa, el que hace del pensar lo principal, ese podrá acaso llegar muy lejos en esto; pero ese precisamente ha confundido la tierra con el agua, y un día u otro se ahogará

El lobo estepario, Hermann Hesse


Dentro de lo excelso de su, por lo demás, genial obra, Hermann Hesse cae en una jugosa contradicción. Asemeja su personaje principal (Harry Haller) a un lobo de la estepa, un cazador de saigas y marmotas que sirve a sus instintos más carnales y atávicos. Obvia al pensamiento en el complemento del nombre. El lobo, como todo animal, sigue en tierra sin pensar, no ahogándose en el mar como el protagonista.

Pensar es malo para la salud. Nuestro estado de ánimos se aqueja de problemas innecesarios, evitables mediante el parasitismo o dejándose uno llevar por su entorno y circunstancia. La cábala se asemeja a la obsesión, la búsqueda de lo racional, acaso irremediablemente, se sumerge en las hostiles aguas de un mundo, por lo demás, plenamente caótico. Quisiera pensar en el lobo estepario como alegoría. Desiderato del Nobel en pro de un personaje afortunado. No es extraño que Bécquer pensara en las golondrinas, o que Durero hiciera famoso al rinoceronte indio, los animales tienen algo que nosotros añoramos: un destino indeciso, con preocupaciones inexistentes.

Definitivamente, ser animal sin intelecto tiene mayores expectativas que acabar en salchicha. Todo acontecimiento se convierte en problema por el mero hecho de considerarlo, privándole de la posibilidad de seguir siendo un suceso, un factor causal dentro de lo infinito de los posibles.

El Caos tiene esas cosas. Al hombre le define el orden, en contraposición con el resto. Intelecto y sabiduría que nos hacen bañarnos en las turbulentas aguas del Mundo, sin continuar siendo meros figurantes de un sistema estático, compuesto por seres manipulados por la gracias de las fuerzas físicas y del cambio.

Elijo pensar. Elijo ser consciente, o al menos, tender a conseguirlo. Uno puede reflexionar en el ayer y en el hoy, en el amor y en el miedo. Lo que puede ser sencillo se transmuta en dificultad cuando se quiere hacer inmaculado, un amor en frenesí puede tener desdichas consecuencias, cuando uno intenta hacerlo todo perfecto.

Quizás el lobo de Hesse simplemente necesitó un flotador que perdone y comprenda, una superficie flotante a la que sujetarse. Todos tenemos miedo al riesgo, necesidad de seguro con el que enfrentarse a las garras del Azar. Definitivamente, no sé si hay algo que, como tú, me pueda servir tanto para esta misión. Ser mi isla en el océano. Quizás este sea el mayor de los motivos, de porqué te quiero tanto. Aullaré como el lobo dichoso, que recluido en el más digno de los vergeles, supo despedirse de lo hostil de todo lo estepario...

Sobre la imagen: This file is licensed under the Creative Commons Attribution ShareAlike 2.5 License. Autor: VxD

12 comentarios:

ISOBEL dijo...

casualmente ayer sin saber porque ojee el libro, mejor te mando besos que los auyidos a estas horas...

ANA PÉREZ dijo...

Me ha gustado mucho esta reflexión de nuestros miedos a lo desconocido o quizás mejor a lo inexperimentado.

Saludos

El llano Galvín dijo...

Vaya declaración de intenciones, espero que seas un lobo dichoso!!!

Ricard dijo...

Hola amigo D. Javier. Bonita reflexión la “¡ No quieren nadar… Muchas personas no pueden saber, que no saben que saben. Chao

Aurelia dijo...

Cada día me gusta más leerte....A mi me hubiese encantado ser la autora de ..."Elijo pensar. Elijo serconsciente, o al menos, tender a conseguirlo. Uno puede reflexionar en elayer y en el hoy, en el amor y en el miedo. ...Todos tenemos miedo alriesgo, necesidad de seguro con el que enfrentarse a las garras del Azar.... Aullaré como el lobo dichoso, que recluido en el más digno de losvergeles, supo despedirse de lo hostil de todo lo estepario...

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

el hombre lleno de contradicciones, temores, miedos y, sin embargo, un ser mágico. un saludo

fantasía dijo...

Acostumbro a hacer una lista con los libros recomendados por mis amigos o a veces, simplemente, escucho la recomendación de "ellos mismos". Pienso que los libros nos eligen, así que siempre estoy atenta. El Lobo estepario está en esa lista desde hace un par de años, aún no me he dado la oportunidad de escucharle, tengo otros delante que quieren contarme cosas. Pero dada la insistencia de Hermann Hesse por entrar a mi vida, le voy a dar prioridad ;)
Gracias!

panterablanca dijo...

Es cierto, pensar en nuestros problemas nos hace ser aún más conscientes de ellos. Hay algo que se dice, que creo que es muy adecuado para esta circunstancia: "Si lo que te preocupa tiene solución, para que preocuparse, y si no la tiene, para qué te preocupas". Hay que coger las cosas tal como vienen, como hacen los animales, pero desde luego, eso no es fácil para nuestro cerebro humano demasiado acostumbrado a pensar, con acierto o sin él.
Besos selváticos.

Dinorider d'Andoandor dijo...

creo a veces volcamos en los animales lo que queremos volcar y no lo que ellos quieren volcar normalmente! ¡Qué volcán de cosas!

eso sí, el auillido no te apartará, sino llamará

Arturo dijo...

"Amigo mío lo que usted anhela es encontrar el modo en que sea libre, yo lo invito, usted sabe donde se divide ese mundo, más no puedo mostrarle una galería de cuadros que no sea la de su propia alma" interpretación de un fragmento del -Lobo estepario-

Estoy de acuerdo en el hecho de que busquemos pensar, procurar en medida de lo posible hacer lo correcto, ese es justo el personaje de la novela del lobo estepario, Harry una persona que nunca quizo quebrar leyes y después de un tiempo se arrepentía de lo que perdió a su paso; sin embargo una persona esta compuesta de experiencias y múltiples intereses. No es menos meritorio atender necesidades de libertad.

Maria dijo...

Acabo de descubrir este blog y confieso que he disfrutado mucho leyendo las primeras cinco o seis entradas y me he quedado con ganas de más.
En cuanto a pensar estamos de acuerdo en un punto: es malo para la salud. Si pensar no incluyera opinar, juzgar, condenar, criticar etc., tal vez fuera diferente pero mientras haya cosas que nos gustan o nos disgustan (incluso de nosotros mismos) dificilillo lo veo. Entre pensar y sencillamente observar o contemplar prefiero esto último. Como dije, ha sido un verdadero placer.

Prudence dijo...

Simplemente maravilloso.
Justo hace un rato pensaba en que me sentía como un lobo de las estepas. Sola y estaba segura que ya no quedaban muchas esperanzas. Y ahora puedo pensar, que hasta el mismo lobo tiene la oportunidad de salir adelante, de disfrutar de lo maravilloso de la vida, igual que cualquier otro.