lunes, 8 de septiembre de 2008

Huertos salobres, sueños con Salicornia

Para un opositor, tiene mucha dificultad el poder seguir, con cierta disciplina y regularidad, sus “obligaciones bloggianas” (nexo de férreo sinalagma). Escribir con la oportunidad, o como diría Picasso, cuando la inspiración te pilla trabajando, en mi caso, pensando-descansando, es una opción (guardando los artículos en el disco duro, para como en este caso, ser publicados cuando sea pertinente, y ya falten en el blog nuevos reportajes y meditaciones). Hoy les haré una curiosa confesión. Es una gran experiencia releer textos que te parecieron “ásperos” y complicados cuando eras un infante. El cambio neuronal producido por tu contínuo aprendizaje te hace reparar en detalles que otrora te resultaron sin importancia alguna, pongamos como ejemplo el tema de hoy.

Sin haber caído antes en ello, una de las mayores “minas” en las que poder encontrar temas sobre los que escribir y reflexionar, son las viejas revistas archivadas en sus respectivos estuches, siempre polvorientas, y en no pocas ocasiones, menospreciadas. Inspecciono mis antiguas “Scientific American” y me encuentro con textos de potencial consumo. Obviamente, el interés que ponga en uno u otro dependerá de la idea subyacente que pretendan tratar, y no hay lugar a dudas de que, en los tiempos que corren, el tema del agua dulce potable es algo que nos interesa y compete a todos.

“Riego con agua del mar” de Edward P. Glenn, J. Jed Brown y James W. O'Leary (Scientific American, Octubre de 1998) es uno de los artículos que más me llaman la atención. Según informan estos investigadores, es posible cultivar vegetales tolerantes al agua del mar, no sólo en tanto que salinas verduras con las que compaginar nuestra dieta sino que también, primordialmente, como forraje para los animales. Proyectos pilotos realizados en países como México, Emiratos Árabes, Arabia Saudí e India han permitido a los científicos llegar a la conclusión de que el rendimiento de especies como la Salicornia, pueden llegar a producir unos rendimientos equiparables a los más productivos vegetales (1,7 kilogramos por metro cuadrado de biomasa total y 0,2 kilogramos por metro cuadrado, de semillas de aceite).

La Salicornia, planta con la que los investigadores, arriba citados, han obtenido los mejores resultados, son plantas que normalmente medran en marismas costeras, teniendo, por naturaleza, una encomiable capacidad para prosperar en aguas salobres. Sus tallos pueden ser comidos por el ganado, mientras que sus semillas son aptas para la elaboración de aceite (con sabor parecido a los frutos secos). Sin embargo, esta especie en cuestión también tiene sus inconvenientes.

La idea inicial, intuida, con total seguridad, por buena parte de los que leen estas líneas, era la de explotar este tipo de cultivo en regiones desérticas, sin embargo, existe el problema de que la planta en cuestión, la Salicornia, no rinde tanto en regiones tropicales como en otros lugares de clima más templado. Experimentos llevados a cabo en la Patagonia (Argentina) han demostrado que la Salicornia ambigua, oriunda de esas latitudes, es ideal para la extracción de pienso para cordero. De hecho, experimentos llevados a cabo en el lugar (y publicados en la web de “Diario del Fin del Mundo”) han demostrado que la carne de los corderos que se han alimentado de esta planta, es de mejor calidad (con un 30% menos de grasas y más de proteínas) que la normal, pudiendo acontecer un nuevo recurso para esta región del globo (quién sabe si para subministrar alimento a los, cada día más frecuentes, ferryes que van hacia la Antártida cargados de turistas).

Es cierto que el ganado que se alimenta con este tipo de cultivos requiere abrevar más con la finalidad de compensar el exceso de sales; sin embargo, igualmente cierto es que, aún así, hay margen para el ahorro de agua, dado que buena parte del despilfarro de agua potable realizado por nuestra sociedad es más en cultivos que para uso particular (desde WWF/Adena se ha llegado a afirmar que para el caso de España, “el «despilfarro» de agua en la agricultura excedentaria equivale a lo que consumirían al año 16 millones de españoles”).

Que cada cual tenga sus sueños, y haga sus cálculos y maquinaciones, de lo que no hay duda es de que el mar aún tiene recursos para explotar, y que con su agua, son muchas las cosas que aún pueden llevarse a cabo, para nuestro bien y el del conjunto del Planeta Tierra.

Cuadro primero: obra de Fattori, Giovanni

7 comentarios:

Chico Troodon dijo...

Soy primero. =D

Todo sea por ahorrar el agua, mi buen Fujur. No es fácil colocarse en ése panorama, en el cual la salicornia desplaza a la alfalfa, pero debemso ser adaptables... y el ganado también, eso pienso.

Ahora bien, es cierto eso de las revistas viejas. Algún día postearé algo rebuscando archivos viejos :P. De ése modo un viejo amigo encontró algo sobre avestruces en Medio Oriente. :O

LUIS AMÉZAGA dijo...

El mar, el sol, la fusión nuclear. Buscamos fuentes de energía que posibiliten nuestra permanencia en un planeta que algún día dejará de permanecer.

panterablanca dijo...

Muy interesante tu artículo.
Ya sé que me tienes "controlada", pero yo a ti también. Hace ya muuuucho que este blog está entre mis enlaces, de los cuáles sólo se ven diez, pero hay más y tú estás ahí.
Besos felinos.

Dinorider d'Andoandor dijo...

cierto, a veces actuamos como si el agua fuera inagotable


también me pasa que cuando he releido textos que ya había leido mucho antes noto detalles de los que sé no em había percatado, incluyendo algunas referencias que difícil un chico note.

yo también leía scientific american, tiempo ya ...

Yedra y Yago dijo...

Agradezco tu vsita a nuestra cerradura, y si estuvieras estudiando oposiciones, ojalá distraigamos un poquillo tu mente.
Un besazo
Yedra

Maya dijo...

"Diario del fin del mundo"??q curisooo!!

Pues si,la verdad esq a veces los mejores post te los otorgan noticias o historias q vienen del pasado,como el caso de tus revistas...asiq nunca esta de mas echar la vista hacia atras a ver q encontramos ;D

Saludos!!

Dardo dijo...

No sabía yo, apreciado Fujur, que con la Salicornia (dichosa) teníamos "ab initio" ya el cordero marinado. Ja,ja.

Vd. nos quiere volver hipertensos; así hacer testamento y cobrarnos en su día la minuta de honorarios.

Fuera de bromas. Una entrada muy interesante. Como suelen ser las suyas. Un cordial saludo.