domingo, 13 de abril de 2008

Oposiciones a lagartija

ARTÍCULO PUBLICADO EN LA REVISTA "ESPACIO LUKE":
Siempre había considerado lo mágico de aquel edificio. Sus escarpadas piedras no le privaban de soñar con torreones medievales, lugar de dragones, mágicas atalayas y célebres hazañas. Siempre había soñado con contrastar qué era aquello que debiera verse a tal altitud. No sabía cómo sabía el amanecer desde aquella altura, si en aquel mundo había mar y cielo, tierra y aire. Soñaba con los ojos abiertos, con la cola pegada y las piernas adheridas a su presente terreno. Su sangre de reptil se revelaba ante el tópico, excitación y nerviosismo en una psique, que primordialmente, parecía ir encaminada hacia la ignorancia y lo estático.

Dos pasos de lagartija y el animalillo continuó su periplo errático. Los polvos de piedra que se generaban con la escalada no hacían daño a la inmensidad del gigante pétreo. Todo era piedra fuerte y bien puesta, orden en la colocación, como corresponde a toda preciada fortaleza. La alimaña no retrocedía, al primer subir vio las cabezas de esas espigas por las que tanto había transitado. Cenizos y demás hierbatos no impresionaban a tan peculiar catedrático en botánica, experto en semillas, basura e insectos con los que saciar el estómago.

La lagartija subía y subía. De la espiga pasó a ver campo. Lejos de parecer algo nuevo, todo le aconteció rutinariamente común y cotidiano. Trigos encañados como tantos hubiera visto antes, cebadas a punto de ser recogidas, y algún que otro cordero, que no pudiendo pisarle, era observado con cierto descaro y recelo. La lagartija se esperaba algo más, subir el torreón era costoso y caótico, sólo se tenía certeza del esfuerzo pero no del resultado. La lagartija continuaba. A todo ello, decían que por aquél lugar medraba la cigüeña... ¡quién pudiera volar e ir directo al destino que tanto le estaba costando!

Conforme avanzaba la visión cambiaba en un mismo tipo de idénticos. Nada nuevo sino lo mismo en otra óptica. A un lado carrascas de oliváceas hojas, al otro choperas y vegetación de ribera. En un horizonte el Ocejón, en el otro, el Moncayo. Tanto esfuerzo invertido para seguir admirando lo mismo que viera antes del inicio de tan funesto tiempo. Ser más viejo en derroches pero igualmente joven en reconocimientos, picar en el cielo, ser minero de los aires más etéreos.

El reptil continuó y volvió a continuar lo, simplemente, continuo. La torre no parecía acabar, y nada le daba incentivos para tantos esfuerzos. Siguió en la ceguera del sueño. Debía ver a la cigüeña, al halcón, al gorrión o dragón que gobernaba en la atalaya. Subía y subía para remediar, en poco, el anterior puesto de inicio, el suelo mundano, hermano de lo hasta entonces visto.

Al fin, el minúsculo lagarto llegó al nido. Desde la torre todo parecía idéntico pero con diferente tamaño. Los tejados del humano se asemejaban al chocolate, pequeñas tejas tostadas que imitaban el pelaje del escamado vidente. Los árboles parecían hierbas, y éstas ni se veían. Los picos estaban más próximos, los sueños más lejanos. El lagarto empezaba a comprender que quizás lo que allá veía era el Mundo, su hazaña un mero periplo de vida. ¡¿Cómo podría sanar la ceguera sin haber subido el torreón islámico!?

Un instantáneo viento pareció reírse del hecho. Mucha piedra junta para dar acta de tanto esfuerzo. El lagarto, pese a todo, ya no era el mismo. Comprendió que el haber subido era un paso previo a la posterior bajada, una forma en la que invertir el tiempo, que necesariamente deberá ser gastado. La inversión le trajo conocimiento, el sueño pasó a ser realidad, y en el lugar se estaba a gusto y con todo tipo de insectos. ¡Dolce Vita so previo esfuerzo! El lagarto feneció de cansancio sintiéndose descubridor del más vital descubrimiento: la Vida era eso, algo que muchos compartían, pero con diferente utilidad e incentivos, para un mismo terreno...

Exquisito montaje en Youtube sobre Anguita

(autor: arevaloanguita), enlace: http://www.youtube.com/watch?v=zGyQGAzdbkE

5 comentarios:

Ricard dijo...

Suerte tuvo la voluntariosa lagartija, menos mal que después de tan brutal esfuerzo, tanto la cigüeña, halcón, gorrión y dragón en esos momentos se hallaban de vacaciones. Chao my friend.

Glòria dijo...

"Dolce Vita so previo esfuerzo", eso es Javi...espero verte pronto. Un beso!

nickjoel dijo...

imagina la cantidad de historias similares pero con protagonistas distintos.... me gusta... las fotografias estan explendidas...

un abrazo bro
dios te bendiga

Anónimo dijo...

Pobre lagartija!!!
Pobres humanos!!!
Pobres opositores!!!
Llegues o no a la cima, piensa que siempre tienes a una amiga llamada Pi a tu lado!!! Siempre, recuerdalo, no estas solo en tu ascenso. Mil besitos de Pi.

aurelia dijo...

Hola Javier:

A las cimas se llega siempre con esfuerzo, en todo caso, no significa que todo sea trabajo duro y sacrificio, ya que avanzamos aunque sea poco a poco con la posibilidad de contemplar lo que nos rodea.
La lagartija llegará a donde se proponga, escalando o no el torreón árabe descrito o cualquiera de los paisajes de Anguita, los cuales tenemos posibilidades de observar gracias al enlace hecho al que tu denominas "exquisito montaje en Youtube sobre Anguita".
Un abrazo
AULEON