miércoles, 2 de enero de 2008

El más humano de los pájaros

Cría cuervos y te sacarán los ojos

Las aves son cruciales sujetos pasivos para la superstición; de ello dieron buen testimonio los antiguos augures, fueran éstos romanos, griegos o caldeos. Buena parte de la tradición simbólica de estas culturas desembocó en los Bestiarios Medievales y en las páginas de las Santas Escrituras: fueran éstas el Corán o la Biblia. Conforme a lo dicho, cabría distinguir entre los pájaros de buen o de mal agüero. Junto con el buitre, el cuervo siempre ha sido un ave asociado al Mal, al Demonio y a la Muerte. El cuervo, permítanme sincerizarme, siempre ha sido uno de los animales que me han causado más respeto, quién sabe si acaso también algo de miedo. Dentro de un eventual podio a los animales más inteligentes, habría que colocar, bien es sabido, al hombre como líder indiscutible, al chimpancé y el resto de los grandes simios en segundo lugar, al loro en tercero (rivalizando su posición con el propio cuervo). El cuervo es un animal de inquietante inteligencia, bien lo saben los que vivieron en el campo, o bien quienes han tenido la fortuna de leer algo sobre mitos y simbología en las diversas culturas.

Decíase en el Bestiario de Oxford que el cuervo viste de negro por culpa de sus pecados. Nos encontramos ante un “Nuncio de la Muerte” que siempre estaba allá donde hubieran conflictos sangrientos, muertos y comida. Esopo cuente que un hombre dejó de ir a la guerra al oír graznar a los cuervos, mientras que los griegos podían llegar a imaginarse el resultado de una batalla militar, a falta de telediario, por la falta local de cuervos. El pájaro no carece de romanticismo. Jocosamente, San Isidoro de Sevilla, complementándolo después Fournival, afirmó que el cuervo se asemeja, a tan noble sentimiento, en que primero se come los ojos para seguir después con el cerebro.

Su inteligencia y avispados sentidos, todo sea dicho de paso, le hacen ser el primer comensal ante cualquier carroña, labor que le hiciera compartir divinidad con el buitre dentro del panteón celtíbero (mensajeros del dios Lug, al llevarse al Cielo los cuerpos de los difuntos). De la asociación cuervo-muerte es curioso destacar aquella creencia popular que afirmaba que el cuervo viejo se dejaba depredar por sus crías, como último tributo a la eficiencia en la Madre Naturaleza. El cuervo sería el título de una renombrada película dirigida por Alex Proyas (1994), siendo el título de una de las obras más conocidas de Edgar Allan Poe, el poema titulado como “El Cuervo”, "The Raven" (además de ser el pseudónimo de los hinchas del club de fútbol del San Lorenzo de Almagro).

Definitivamente, más allá de los daños en las cosechas (sobretodo en el cultivo del guisante y del garbanzo) y del mal augurio al que ha sido siempre asimilado (dice Eliano que el color negro del animal le estaba tan asociado, que podían utilizarse huevos de cuervo como tinte para el cabello), el cuervo puede ser considerado como “el más humano” de los pájaros. El cuervo, mejor dicho, los córvidos presentan ciertas características, ciertamente curiosas. Se le clasifica normalmente como un ave “dentirrostro”, dada la protuberancia a final del pico que le hace las veces de diente. Siendo la más destacable de todas sus facultades una que comparte con estorninos, tordos, y muy especialmente con los minas del Himalaya, como es la capacidad de aprender a reproducir el habla humana.

Según afirman los expertos, la facilidad con la que son capaces de conseguir tal “hito” es mayor, o cuanto menos equiparable, a los loros (diferenciándose más en el encanto innato en estos últimos sobre los primeros, más que en diferencias de “intelecto”). La capacidad de razonamiento del animal no deja de ser menos impresionante. Se trata de un ave capaz de discernir entre los conceptos de forma y número, e incluso, se le ha observado “construyéndose” simples herramientas con los que conseguir sus objetivos. Definitivamente... ¿quién dijo que los cuervos eran unos animales para el desprecio?

9 comentarios:

ISOBEL dijo...

siempre me han encantado, mi sueño es formar parte de un bestiario y poder volar y respirar bajo el agua, jjejeje se me vino a la cabeza la imagen de una arpía, total, no se convirtieron en sirenas?

Belén dijo...

Gracias por tu amables palabras en mi blog!

Un beso, gracias

panterablanca dijo...

No todo el mundo les tiene manía a los cuervos. Seguramente la monarquía anglosajona les tiene gran aprecio, puesto que se dice que el día que se acaben los cuervos de la Torre de Londres, la monarquía caerá. Creo que incluso tienen cuidadores y todo, para que no se acaben, jajajajja!!
Besos de pantera.

Striper dijo...

Para res lo unic que dona mala fama als corbs es el seu color negre i alguna que altre pelicula per lo altre son uns bitxos prou llestos.

MeRCHe dijo...

A mí me sucede igual con los cuervos, me dan un cierto respeto, supongo que será por todo lo que tú explicas, siempre se les ha visto como un pájaro "del mal".

Bueno quiero dejarte muchos besos y desearte un feliz año. He tenido mucho trabajo y luego se me quemó el pc, así que espero ponerme un poquito al día a partir de reyes, pero desde la biblioteca donde se supone que tendría que estar haciendo otra cosa jajaja te envió un beso muy fuerte y un abrazo muy grande.
El nivel del blog sigue siendo magnífico, felicidades.

P.D. No sé si podré leer todo lo atrasado, pero prometo seguir siendo asigua desde hoy.

Besazos amigo

Madame X dijo...

Da gusto entrar aquí y leer, siempre hay un tema nuevo para ilustrarse.

Me gustan los cuervos. He tenido ocasión de convivir por unos días con uno. En casa de unos familiares, en el campo, tenían un cuervo de esos enormes como quien tiene un perro o un gato. Le habían recortado las puntas de las alas para que no pudiera elevar el vuelo, salvo revoloteos cortos, y andaba libre por ahí, haciendo de las suyas. Una práctica ciertamente cruel e injusta, aunque el animal estaba perfectamente integrado en la familia.

Son increíbles. Un animal fascinante por su viva inteligencia y su bello plumaje negro azulado.

... X

Artax el Eterno Cruzado dijo...

Habia un video por ahi, hace años ya, en que en un pueblo un paisano le habia enseñado a hablar a un cuervo que tenia por mascota... y no sabias si reirte o quedarte con la boca abierta, podia mantener una conversación sencilla sin problemas sabiendo que debia responder siempre que fuesen preguntas simples.

Lo de Edgar Allan Poe y su "nunca mas"... tubo que causar una ola de pánico en el XIX, hoy realmente... me acojona mas encender la televisión y ver corazones de logotipo por todos lados tratando de matarme el cerebro que un cuervo, sencillamente puedo aprender mas de ese pajarico que con la televisión, al final habra que pagar por ver algo en condiciones... TDT... mas canales para meter porquerias.

Un saludo.

Dinorider d'Andoandor dijo...

en más de un sitio les han llamado los pájaros más evolucionados, en todo caso de que son muy listos las muestras sobran

Cosimo, El Barón dijo...

Muy estimulante tu blog, joven Nubiru. Y muy interesante este video, entre esto de los cuervos y lo del chimpancé con asombrosa memoria fotográfica y capacidad matemática no sé dónde vamos a quedar los seres humanos: ¿la especie que sabe hacerse la ropa que necesita?.

Seguiré desde mis copas tus pasos y hablaré un día de estos con los mirlos que las visitan.. otros pájaros negros, estos muy parlanchines...