miércoles, 21 de noviembre de 2007

La Cienciología o sobre el peligro de las sectas

Secta. f. Doctrina enseñada por un maestro y seguida y defendida por otros. ║ Doctrina religiosa considerada errónea, o que se aparta de la oficial o tradicional. ║ Grupo que la sigue. ║ Sociedad secreta dedicada espec. a la política.
“Psiquiatría: una industria de la muerte” es el nombre de un documental que ha llegado a buena parte de las oficinas de profesionales relacionados con el mundo del Derecho. Firmada por Kendrick Moxon, presunto Asesor General, el DVD se envía dentro de un estuche que roza lo grotesco: un título e imágenes desmesuradamente sensacionalistas con el único objetivo de generar impacto dentro de nuestras mentes. El vídeo en cuestión parece venir de Naciones Unidas; el nombre de “Comisión de Ciudadanos por los Derechos Humanos” (“institución” que lo envía) así nos hace creer, no siendo más que al realizarse una aplicación de una de las grandes reglas del jurista (leer la letra pequeña) que nos hace percatarnos que nos encontramos ante una maniobra de la “iglesia” de la Cienciología.
A todos nos sonará la imagen de Tom Cruise (y sus estrambóticos actos) o, aquélla tan cómica, de las bodas con sartenes por medio. La Ciencielogía crece ante la indiferencia de los grandes poderes: se trata de una secta que coloniza las mentes de una sociedad huérfana, donde el valor religioso se ha perdido y la búsqueda de la Verdad, contentado con los avances, no siempre conocidos por la masa social, de la Ciencia. Nada más lejos de la realidad, y es que el hombre dista de haberse emancipado, del todo, de la necesidad de "tutela religiosa".
La teoría del Caos, al igual que la darwinista, no han sabido, por el momento, ser enseñadas de tal forma que calen en las mentes del ciudadano medio. Sigue siendo más fácil prometer el Paraíso terrenal que leer un libro de Penrose o Tipler. Ciertamente, la mayor parte de la gente se queda con que venimos del mono y que la suerte y el azar son los grandes motores del mundo en que vivimos... El hombre busca su logos en el más absoluto caos sin saber hacerse un hueco. El Viejo de las Montañas, con sus píldoras de hachís, parece estar riéndose desde su trono en los infiernos; el hombre tropieza con la misma piedra, necesitando de un consuelo que no sabe dónde encontrarlo.
Muchas veces se ha tildado al propio cristianismo de secta, de movimiento revolucionario con la única finalidad de acabar con el orbe romano. Personajes como Constantino o Justiniano desmontan tales tesis, la religión de Cristo no sólo se adoptó sino que se configuraría como fuente de legitimación del poder del basileo. Frente a un mundo donde el folklore religioso estaba en crisis, ¿por qué no pensar en el cristianismo como cambio de paradigma? ¿Un cambio de perspectiva y quién sabe si, propiamente, científica? La Cienciología no encuentra fuente racional alguna. Se basa en la bondad del hombre y la comunidad en secta, todo son críticas a los psiquiatras.
Anteponiendo a sus ideólogos a Freud o Jung: “iglesias” por divanes, manipulación mental por ayuda médica. Casos pasados como el de “Los Legionarios de Cristo”, los cataros o los hassassin ismaelitas no son más que manifestaciones de un mismo mal: el inmovilismo de la jerarquía de la religión imperante ante una sociedad que cambia continuamente.
Al igual que el derecho (siempre respetando su autonomía), el paradigma existencial y legitimador de nuestra sociedad debe modularse en base a nuestras percepciones y creencias como grupo. No puede hablarse de milagros, de canonizaciones y de ángeles, ¡sin saberse argumentar cómo corría Adán delante del tiranosaurio u ordeñaba Eva a la hembra de rinoceronte lanudo! Religión y Ciencia deben salvar la crisis “existencial” que sufre nuestra sociedad, verdadera arma final con la que poder luchar contra las sectas. El psicólogo-psiquiatra y el cura no son antónimos sino una misma cosa: tutores de unas creencias. Llegar, mayormente, a la sociedad debe ser el primer objetivo de los cardenales y demás jerarcas de la Santa Madre Iglesia, al igual para los musulmanes, hebreos y budistas. La coordinación de los avances científicos con la educación y las creencias es una necesidad para el homo religiosus, no importando si debe aceptarse que Dios sea el orden dentro del Azar o los dinosaurios producto de la evolución que rige las leyes de la Naturaleza...

5 comentarios:

*ŠöLö_päLäß®ä§* dijo...

Hey!
Gracias x tu visita ami blog!
tu post me parece muy iteresante ahy mucha controversia con este tema..

Saludos =)

fire dijo...

est tema me supera...
no soy sikiera creente...asi que imaginate lo que puedo llegar a opinar de este tipo de sectas....¡¡

un saludo...
un placer leerte....
:-)

MErche dijo...

Los sacerdotes eran antaño lo que hoy son para nosotros los psiquiatras.
Cierto que las religiones son las causantes de (no se si decir todos) la mayoría de males del hombre, quizá por eso des de la Ilustración surge un movimiento en favor de la ciencia y "contra" la escolástica que ha ido evolucionando hasta llegar a nuestro siglo donde los países europeos y de norteamerica han perdido todo referente religioso. Sin embargo nunca tantas sectas de todo tipo nos han rodeado, hasta los poderosos y ricos necesitan de algo donde agarrarse. Hemos perdido todo referente, y cada día perdemos más valores, vamos dejando al hombre huérfano de creencias y surge una nueva religión, la de la ciencia y la tecnología, y sin embargo, eso no satisface, parece que necesitamos algo más. Quizá nuestra cultura esta en la fase de su desaparición que como dijo Vico después de nacer, crecer, y desarrollarse debe morir como un proceso natural más.

Petons

Xenu Forever dijo...

No es que sea yo diseminador, de hecho soy (orgullosamente) Anti-Cienciólogo. Pero siento que debo difundir esto: http://wikileaks.org/wiki/Church_of_Scientology_collected_Operating_Thetan_documents

Son los recorridos o procesos de los niveles O.T. (Thetan Operante) de la Secta Cienciología, la base ideológica (y económica) de la Secta y la máxima aspiración del adepto, que piensa sobre ellos como un misterio. Usualmente se realizan con ayuda de un E-Metro y se distinguen, más que nada, por su excesivo costo. Eran documentos secretos hasta que Wiki-Leaks los puso al alcance del público en Marzo del 2008 (se encuentran en formato PDF y son de libre descarga). Aunque pueden resultar un sinsentido para quien no esté familiarizado con los términos y neologismos cienciológicos, vale la pena examinarlos con juicio crítico, teniendo en cuenta que son escritos considerados "sagrados" por los seguidores de una Secta creada por un escritor de ciencia ficción, L. Ron Hubbard. Nótese que la divulgación de estos documentos no pasó de largo para Cienciología, que hizo lo propio: Ya entabló una demanda contra Wikileaks, cuya petición formal para que retirase los documentos se encuentra posteada en la misma página, lo que confirma la autenticidad de los documentos.

"Nosotros tenemos aquí algunas nuevas formas de hacer esclavos." -L. Ron Hubbard, Philadelphia Doctorate Course lecture 20, 1952.

Fujur dijo...

ciertamente intrigante... la verdad es que no sabia nada de todo esto que nos explicas...

es digno de análisis, y quién sabe si no deberíamos hacer un post al respecto.

muchas gracias y un placer tenerte de comentarista, sin lugar a dudas, de excepción! ;-)