domingo, 11 de noviembre de 2007

Por la boca muerde el pez.... y demás insensateces

"Todo esto lo tenemos que saber cuantificar, y el Gobierno catalán lo tiene que cuantificar","También se puede recurrir a la justicia ordinaria"

Sobre las obras del AVE, Joan Puigcercós dixit


Tiene guasa la cosa. Políticos, nunca mejor definidos, que reclaman indemnizaciones de parte de una administración a otra, extralimitándose, una vez más, de la función pública y ese metafísico actico conocido como bien ciudadano. Un cargo público aporta soluciones, un político ideales. La confusión de papeles nos lleva a la inoperancia, para lástima de muchos, no tanto por la incapacidad, como por las algo más que cuestionables intenciones de quienes lo dicen. Es curioso hacer mención a los daños causados por una, después de todo, mejora de las infraestructuras, cuando uno causa daños mayores sin aportar provecho alguno.

La construcción nacional no sólo lo veo como un sucedáneo de esquizofrenia política, un sentir fantástico, alimento de poyuelos interesados. La Izquierda (Left o Esquerra) se transforma en repartir entre muchos lo que se quiere para unos pocos, perversión de la ideología de clases al servicio del hegemonón nacionalista. Nadie sabe dónde están los limites, si habrá un día en el que la razón se inmiscuirá por los cables de la oratoria del dirigente (dejando a un margen el interés de su clase y su cartera). Nadie sabe el porqué se agujerea el corazón de la Ciudad Condal, el porqué Hospitalet, más que la décima ciudad de España (segunda de Cataluña), parece una topera. El Prat, de repente, acontece estratégica capital, de forma análoga a Vilafranca del Penedés, menos mal que se renunció a San Cugat, ¡lástima que no se hiciera con la Sagrera! No sé dónde está Santa Justa (Sevilla), pero si la estación del tren de Alta Velocidad de Lyon, de Delicias (Zaragoza) y la de Atocha (Madrid), desde luego que son menos céntricas que Sans e incluso que Paseo de Gracia. Mira por dónde... ¡particularidad propia de querer recalificar media Cataluña y Barcelona! Aún resultará que el Estado ha robado, silenciosamente, el beneficio de la recaudación del IBI (“contribución”) o de las plusvalías municipales, debe ser eso, sino no se entiende el porqué de la decisión, en Cataluña, de dónde se instalan las estaciones del tren de alta "sinestralidad". Las parcelas de un buen hombre son excusa para poner la estación entre Reus y Tarragona, seguramente para que no riñan en manifestación de crudo campagnelismo, es posible. Tal vez sea por no calentar los derbies de hockey patines, posiblemente sea una voluntad de no politizar lo que ya está suficientemente politizado.

¡Menos mal que están los de ERC para iluminarnos con su gran retórica e ideas! ¡Por fin van a demostrar que son de izquierdas y que van a pedir los millones que perdió Freixenet y Codorniu con las palabras de Maese Rovira! Tal vez sea por los Juegos de Madrid 2012 o por los beneficios, cuantiosos últimamente, y en parte a su costa, de las empresas catalanas. ¡Basta de canciones para excursiones escolares y de mentiras que quieren saber a oro cuando no pasan el filtro de la pocilga! Por la boca muerde el pez señorías, se llame uno Javier, Mario, Puigcercós o Carod Rovira...

Fuente: Artículo de “El Periódico” de 11 de Noviembre de 2007: CLICK AQUÍ

3 comentarios:

Anónimo dijo...

La democracia exige confrontación, en algunos países con democracia bastante más arraigada que la que corre por estos lares los diputados llegan a saltar por los bancos, el Parlamento no puede ser un "convento de hermanitas pidiéndose perdón por haberse rozado los hábitos"; las unanimidades o casi, es lo que era la llamada "democracia a la búlgara" con porcentajes del 97%, esos porcentajes u otros semejantes lo que demuestran no es coincidencia sino sencillamente falta de democracia, por más que como tal se nos venda. Lo saben los de 1º de Derecho que hay democracia formal y material, el máximo sarcasmo era el de las "democracias populares", es decir, las comunistas. La democracia exige de verdadera libertad, de discrepancia, como el hombre del aire para respirar, ora cosa es que se puede coartar de muchas maneras y en los tiempos actuales de control mediático, toda voz por grosero o nauseabundo que sea su mensaje tiene derecho a expresarlo, pues ya se sabe se empieza con unanimidades, se sigue por las lealtades inquebrantables, "por la patria con razón o sin élla" y se acaba en una dictadura de tomo y lomo, en la que el "Mesías" de la patria irredenta nos ilumina y guía por el camino que lleva a que nos traguen las aguas de la dictadura, tan pronto como la Constitución no es más que mero documento formal y no realidad vivida y, por tanto, como en las mejores familias, con discrepancias, gritos, portazos y malas caras, la miel para el panal de las abejas.

Merche dijo...

Si lo que ha pasado en Catalunya con las obras del AVE hubiera ocurrido con otros gobiernos en el poder, aquí cae hasta la "Sagrada Familia" dicho metafóricamente.
Esto es un vergüenza, pero a estos politicuchos les da igual, total van a salir votados otra vez, así que... desde luego "cada pueblo tiene los gobernantes que se merece" mal que nos pese a muchos, las democracias son las "dictaduras" de las mayorías, y de algunas minorías que tb se agarran al poder con desesperación y a costa de lo que sea y como sea.

Besos
Besos

Somiatrufes dijo...

Bueno, según mi humilde y sincera opinión, lo que nos pasa en Barcelona (y, hace tiempo, en toda Cataluña) es consecuencia directa, una más, de nuestro general y forzado apego a ese Estado político llamado España. ¿Que nosotros solitos tampoco lo haríamos mejor? Quizá no, pero no deja de ser una vía por explorar tan válida como cualquier otra si nos olvidamos, eso sí, de nacionalismos y fidelidades hacia la supuesta madre patria española.

En cualquier caso, estoy de acuerdo en llamar "insensateces" a la mayoría de rebuznos de nuestra clase política.