sábado, 1 de diciembre de 2007

Quién fuera un Sloth...

Existen pensamientos ligados a días. La amargura quizás debiera identificarse con el domingo tarde, la ilusión con el viernes noche, el resentimiento con el miércoles, así como el ocio y diversión con el sábado con todos sus términos. Siete sensaciones para los siete días de la semana, un espectro tan representativamente limitado como realmente diverso; incertidumbre diaria de un mundo impredecible. No resultará extraño, pues, imaginarme el porqué uno debe sentirse felino los lunes para después convertirse en hipopótamo los fines de semana de verano. Ante los rigores del diciembre europeo, ¡qué mejor animal que el perezoso tridáctilo para enseñarnos cómo aprovechar nuestro tiempo!
La familia de los desdentados siempre ha sido uno de los grupos animales que más me han fascinado. Su extraordinaria especialidad, así como su genial adaptación a los más variopintos hábitats y medios nos dan, creo yo, ideas sobre cómo alcanzar la eficiencia en las más dispares circunstancias. A muchos nos vendrá a la cabeza el oso hormiguero (y el tamandúa) con sus festines a base de hormigas y termes, quizás sean menos lo que relacionen a este animal con el armadillo (quién sabe si mi animal favorito de entre todos los existentes), e incluso habrá quien piense en el perezoso, monumento (superior al león, el águila o el oso) animal del cual ¡ningún Estado u organización a tomado eslogan o ejemplo!

Posiblemente nos encontremos ante el único animal con pelo verde, producto de los vegetales que se instalan en su torso (dense cuenta de los máximos que alcanza el concepto humano de “vagancia” en el animal). Su rutina se define por el comer y desplazarse poco, dormir más de quince horas diarias, y eso sí, realizar el único “esfuerzo” de mantenerse cogido a los árboles con sus garfios tridáctilos. Podríamos decir que dentro de un ecosistema, como el amazónico, a nadie se le ocurrió ocupar el papel de “don’t worry be happy” o, simplemente, tomar ejemplo de los italianos y su “Dolce Vita”.

El perezoso, "sloth" en inglés, es un resquicio de un grupo taxonómico que fue más común y diverso en la antigüedad. Una visita al Museo de Historia Natural, pendiente en mi caso, brinda al afortunado visitante la ocasión de contemplar un esqueleto completo de Megatherium, “el primo de Zumosol” de este animal tan aleccionador como enigmático. Se trata del primer vertebrado fósil montado para fines de exposición, en algo relacionado con el conocimiento tiene que destacar España, legado de D. Pedro Franco de Ávila, primer Director del Gabinete de Historia Natural impulsado por el monarca Carlos III.

La eficiencia del animal es extraordinaria, come y duerme sin mayores gastos que mantenerse colgado del árbol, siendo capaz de nadar por los ríos, sólo cuando es menester, y bajar a la base del tronco de su hogar arbóreo con el fin de depositar sus eventuales heces. Quisiera adoptarlo como emblema de una eventual “República Independiente de Mi Casa”, doctor en bienestar, agradecimiento y complacencia. Bello ser donde los halla, profesor de vida, adaptación, y acaso también de economía. La verdad es que ante el dinamismo de la sociedad natural, equivalente al de su sección humana, el perezoso ocupa el lugar de Diógenes, o lo que es lo mismo, ser capaz de ser feliz con poco, no quitando al resto de seres su trozo de pastel, su propio medio de supervivencia.

10 comentarios:

MeRCHe dijo...

Mira, me encanta este animal, sobre todo por lo último que has escrito, no envidia lo que tienen los demás, a él no le importa lo que hacen con su vida y pertenencias, él lo único a lo que aspira es a vivir y dejar vivir, eso sí, con el mínimo esfuerozo jajajaja yo tb lo quiero adoptar como "mascota" símbolica ;) Me sumo a tú título "Quien fuera Sloth" ;)

Besitos

panterablanca dijo...

Hola, he venido a curiosear en tu blog. Por cierto, ¿los animales sienten envidia? Quizá en los simios sí se dé este defecto, pero no creo que se dé en otras especies. Un lametón de pantera.

Patri dijo...

Me ha encantado esta entrada, me encantan esos animalejos. ^_^

Gracias por acordarte de mí, como ves, ya he vuelto.

Besotesssssssssssssssssss

Crika dijo...

pues yo viene como panterablanca a curiosear y me he encontrado con que elegimos la misma plantilla para nuestros blogs, jeje.
Un beso dominical

ツ TOUCH AND GO ツ dijo...

hola , buenos días...gracias por pasar por mi blog y dejar tus huellitas es decir tu firmita... ahora vengo a devolverla... por lo que leo de tu blog es muy interesante ... te dejo saluditos...
bye (k)

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

Quizá un poco aburrida sea la vida de este animal. Eso sí, no tiene problemas ;) un beso.

gorrión dijo...

...qué interesante y cuanto se puede aprender con cosas como esta que has explicado.El ser humano por lo general desconocemos del ejemplo que la naturaleza nos muestra , en forma de otros seres y especies para tener una forma de vida más equilibrada , eficiente y respetuosa con el medio ambiente y donde se nos olvida que no estamos solos .Te felicito porque me ha encantado leer tu explicación! Abrazosabrazos!

Kawekaweau dijo...

Me encanta el video, es genial, espero no te moleste tomar el video que lo voy a poner en mi blog. =P

Dinorider d'Andoandor dijo...

quién como ellos no?

en mi país al tamandúa los nativos le dicen shihui, acá hay también de un tipo de ellos que no tiene chaleco negro.

de los perezosos también hubo acá que lo han encontado en otros países lamado Eremotherium, su pelvis es enorme! realmente enorme!

Dinorider d'Andoandor dijo...

No había comentado al respecto pero sin duda el video estuvo muy simpático. XD

Hubo una parte en que el perezoso parecía ebrio. jeje

aah, ya vi que mandaste a tu perro dragón a pasear un poco lejos del avatar blogger, esa foto tuya posando es para el club de fans, no? ajajaaaa ;)

jajaja
saludos